viernes 28 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Clausuraron 35 comercios

Fue por decisión de Bromatología, que además labró 1.000 actas de infracción. Las cifras corresponden al primer semestre del año.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
28 de septiembre de 2006 - 00:00
En el primer semestre del año, la Dirección Provincial de Bromatología labró 1.000 actas de infracción y clausuró 35 comercios por falta de higiene y presencia de insectos y roedores. Liliana López, responsable del organismo, afirmó que “durante el año hacemos este tipo de controles en carnicerías y establecimientos elaboradores de productos alimenticios para que desde el origen tomemos conocimiento de sus condiciones. Al mismo tiempo controlamos a los grandes supermercados que también se dedican a explotar el rubro de fiambres”.

Las sanciones por incumplimiento de normas de higiene y salud “van desde labrados de actas de comprobación hasta la clausura del local. Las sanciones son estipuladas por el Código de Faltas, aunque este tema lo ve el Juzgado Municipal de turno. Generalmente son multas, la mínima es de $100”, informó López.

En relación con el envasado y su correcta rotulación “se han realizado varios procedimientos, no sólo para que se evite vender productos sin rótulos sino también porque se debe tener cuidado en el fraccionamiento o en la venta al detalle de los productos sin rotulación. Es por ello que se emite un permiso especial para el fraccionamiento de los fiambres. Por ejemplo, los supermercados venden fraccionados los fiambres y cumplen con la normativa del establecimiento fraccionador, sobre origen y fechas de vencimiento”, aseguró la licenciada. Pero en estos procedimientos se ha detectado “no sólo falta rotulatoria sino también mal estado de conservación, evidente a primera vista”.

Conseguir productos que se encuentran en buen estado no sólo para la comercialización, sino también para la salud, es todo lo que un consumidor busca. La licenciada López aconsejó que “hay que tener cuidado en la adquisición de los productos. Se debe verificar los estados de conservación, las fechas de vencimiento, las características del producto”. En cuanto a las carnes, “se debe identificar cuándo es un producto fresco o si está envejecido. Hay que prestar atención en el color, olor y si está conservado en la heladera al momento de la comercialización. Son diferentes cuestiones y especiales cuidados porque se trata de productos riesgosos que pueden afectar gravemente la salud del consumidor”, enfatizó.

La ingesta de productos en mal estado puede provocar enfermedades gastrointestinales y gastroestomacales, diarreas, que traen como consecuencia la deshidratación y también el Síndrome Urémico Hemolítico, aunque “en la provincia aún no se ha denunciado ningún caso concreto”, sostuvo López.
Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
clases: las escuelas que no estan en condiciones, no iniciaran

Te Puede Interesar