miércoles 30 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
estaba internado

A los 81 años, murió el periodista Alfredo “El Pingüino” Serra

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

A los 81 años, el jueves por la noche murió el periodista y escritor Alfredo Serra. Estaba internado en el Sanatorio de la Trinidad.

Popularmente conocido como “El Pingüino”, fue una de las grandes figuras del periodismo nacional y tuvo una extensa carrera que incluyó reportajes a las figuras más importantes de la cultura y de la historia.

El escritor es recordado también por investigar crímenes de guerra, una reconocida cobertura de la guerra de Vietnam y la entrevista al criminal nazi Klaus Altmann-Barbie.

Serra nació el 29 de mayo de 1939 en Núñez, “en un hogar humilde”, según expresaba, aunque le restaba importancia al hacer referencia. “Todos nacimos en un barrio”, solía decir.

Talentoso escritor, comenzó la que sería una extensa y exitosa trayectoria en la redacción del diario Crítica. Con el tiempo estuvo a cargo de la cobertura grandes hitos al trabajar en varios medios a lo largo de su carrera: Crónica, Gente y su último trabajo, Infobae.

Si bien con el tiempo recibió diversas ofertas para trabajar en radio y televisión, siempre eligió mantenerse en el espacio que lo apasionaba, el periodismo gráfico. "Todo -elogios y puteadas- vive y muere pronto entre las paredes de una redacción”, escribió al hablar de sí mismo, como autor, en la editorial Planeta. En ese sello editorial publicó su libro El solitario no baila la rumba, con prólogo de Mario Mactas.

Serra se desempeñó como docente durante 20 años en la Universidad Católica (UCA) en la materia Redacción periodística. No aceptaba a quienes estaban allí porque “querían salir en la tele”. Según sostenía, "para ser periodista primero hay que saber escribir”.

Varios hitos marcaron su carrera, como la cobertura de la guerra de Vietnam; su entrevista al criminal nazi Klaus Altmann-Barbie, acusado por enviar a morir a 20 mil personas en la ocupación alemana en Franciay; y fue el primero en llegar al avión de los rugbiers uruguayos en plena la Cordillera de los Andes después del rescate.

“Mi oficio implicó varias vueltas al mundo. Algunas, en exóticas latitudes”, contó en el mismo texto autobiográfico.

Ganó varios premios y, al hablar de ese capítulo de su vida, no olvidaba “las ácidas palabras de Conrado Nalé Roxlo, reconocido poeta y periodista: "Un día, sin conocerlo, en la biblioteca de Argentores le pedí un cigarrillo. Respuesta: ‘¡Cómo no, mi amigo! En este país, un cigarrillo y una faja de honor de la SADE no se le niegan a nadie’.

Hasta la internación, vivió con su esposa en un departamento de Barrio Norte, donde disfrutaba del tiempo en familia y amigos, incluso despuntando una peculiar pasión: el fútbol de botones. Todos los sábados disputaba partidos con su gran amigo Rómulo Berruti.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
¡enorme gesto! gano 8 millones y le dono una parte a su companera video

Te Puede Interesar