BLASIA

Una mujer que venció barreras

martes, 20 de junio de 2017 · 17:47
A los 57 años, Blasia Gómez Reinoso, accedió a la jubilación con más de 35 años de servicio en la docencia. Además, logró acceder a otros cargos en el sistema educativo que se logran haciendo carrera, fue así que esta mujer se jubiló siendo supervisora de Nivel Secundario de las escuelas de formación artística.
 
No se trata de un mérito menor, si se tiene en cuenta que el 85 por ciento de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Travestis), no logra acceder a un trabajo formal. Situación que en la mayoría de las ocasiones los lleva a ejercer la prostitución para poder sobrevivir y solventar sus gastos.

Si bien, Blasia comentó a Revista Express que no le fue nada fácil atravesar tantos años en el sistema, debido a que en más de una oportunidad fue discriminada por su identidad. "Yo fui de a poco, no es que ayer tenía corbata y hoy vestido. Fue todo un proceso, primero me saqué la corbata y me compré unos ambos, y después ya me vestí de mujer”, explicó. De igual manera,
mencionó que durante el tiempo que le llevó exteriorizar su elección, tuvo que enfrentar numerosos obstáculos. "Muchas veces, escuche risas, burlas, calificativos denigrantes. Hasta a
veces, me decían ‘vos sos muy capaz, muy eficiente, pero´… Y ese pero, tenía que ver con mi condición”, mencionó. A su vez aseveró: "Ese pero... tenía que ver con mi condición, antes
de ser Blasia yo era Horacio y era amanerado o tenía algunas actitudes femeninas y escuchaba cuando me decían cosas feas, yo realmente sufrí mucho cuando era Horacio”.
 
Sin embargo, Blasia resaltó la actitud de los chicos y alumnos que tuvo a lo largo del tiempo. "Muchas veces pensamos que los chicos no están preparados. Yo tuve alumnos que siempre me han tratado con mucho respeto y que inclusive al momento de hacerme una consulta, se notaba
que su interés era para conocer y poder expresarse correctamente”, indicó. De esta manera, sostuvo que actualmente es muy importante que el docente esté preparado y tenga la habilidad de poder desenvolverse en el aula, con chicos que ya vienen con una elección diferente a la que tal vez, algunos, consideren como "natural”. "De hecho di algunas charlas en otras provincias sobre esta situación, que es una realidad y cada vez está pasando con más frecuencia”, afirmó.
 
RECORRIDO

Blasia comenzó en la docencia en el año 1982, en la Escuela de Expresión Infantil. Posteriormente estuvo en algunas instituciones nacionales, en el nivel secundario. Luego fue una
de las fundadoras de la Escuela de Arte de Recreo, en donde estuvo alrededor de cinco años. También trabajó más de dos décadas en Los Altos, hasta que por su carrera obtuvo un cargo directivo en un establecimiento educativo de Ancasti. Finalmente, en sus últimos tres años de ejercicio fue supervisora de nivel secundario de las escuelas artísticas.
 
SU TRANSFORMACIÓN

Blasia considera la adopción de su identidad como un "proceso”. "Creo que lo primero fue la apropiación de la ley de matrimonio igualitario, por más que ya tenía muchos años de estar en pareja”, relató. Fue así que luego de aprobarse la ley, su actual marido le propone matrimonio. "Él quería que nos casáramos a la semana de la ley, pero a mí me daba miedo, luego de un trabajo con mi psicóloga y con la ayuda de él, nos casamos en noviembre de ese año”, contó. Hoy lleva 36 años en pareja y tiene una hija.
 
Una vez culminada esa etapa, salió la ley de identidad de género, otro de los derechos de los que Blasia se apropió. "Mi marido se casó con Horacio y cuando se aprobó la ley, llegué a casa y le pregunté qué opinaba si cambiaba mi identidad, me acuerdo que él me dijo ´si te hace feliz hacelo, porque si vos sos feliz, yo también´, de esta forma fui y tramité mi nuevo documento”, explicó. Fue así que con documento en mano, Blasia realizó una conferencia de prensa, en donde dio a conocer su verdadera identidad.
 
PROBLEMÁTICA

Pese a lograr objetivos que pocas personas pudieron, Blasia no se olvida de sus pares y afirma que le "encantaría” poder ver que sus pares puedan acceder a la igualdad de condiciones, tanto en lo educativo como en lo laboral. "Creo que Catamarca ha avanzado muchísimo, sin embargo,
nos falta bastante aún”, destacó finalmente.

Otras Noticias