sábado 28 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Todavía no inician el servicio educativo especial en Los Altos

Esto, a pesar de que de 122 personas relevadas por Desarrollo Humano, 46 son discapacitados. Un vecino del departamento Santa Rosa planteó demoras en el cumplimiento de una ley.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de octubre de 2006 - 00:00
Juan Romero, en representación de la comunidad santarroseña, volvió a reclamar en estos días el cumplimiento de una ley sancionada hace dos años -con precisión, el 22 de junio del 2004- por la Legislatura Provincial, por la que se dispuso la creación de un establecimiento educativo especial en Los Altos.

Romero hizo un relevamiento de la población con necesidades educativas especiales en todo Santa Rosa. También relevó a docentes y otros profesionales del departamento que podrían prestar servicios en la futura escuela especial.

Mientras tanto, está pendiente de formalización la transferencia de un predio donado por un vecino de Los Altos, de apellido Chiffoleau, para que la Provincia construya una sede escolar propia.

“Lo que queremos es que nos digan ‘vea, este año no se va a hacer nada, lo vamos a dejar para el otro’”, protestó Romero, quien dio cuenta de que hace dos sábados las autoridades dejaron esperando a padres y a docentes para una reunión que no se realizó.

Mientras tanto, en Educación ofrecieron garantías de que a partir del próximo ciclo lectivo comenzará a funcionar en la cabecera del departamento Santa Rosa una escuela de formación laboral para alrededor de treinta jóvenes discapacitados de 14 a 35 años.

Además, se pondrán en marcha “salas de recursos” o “aulas integradoras”-el nombre no está definido aún- en algunas de las escuelas comunes de EGB de las distintas localidades del departamento, para integrar y dar contención a la población de niños discapacitados.



Maijá: “El trabajo se está haciendo”

La coordinadora de Educación Especial, Cecilia Maijá, defendió ante El Ancasti que la Dirección de Educación General Básica tiene la decisión de iniciar aquellos servicios, pero admitió que faltan varias cuestiones burocráticas, entre ellas la certificación de las discapacidades por parte de la Dirección de Personas Discapacitadas, dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia.

Por lo pronto, la Dirección de EGB y la Coordinación de Educación Especial, como aseguró, “cumplieron con su parte” en la gestión de los futuros servicios educativos. Por ejemplo, está pendiente la definición de la POF (Planta Orgánica Funcional) para llamar a concurso de cobertura de los cargos.

Incluso, la Dirección de Infraestructura Escolar ya refaccionó el local donde funcionará transitoriamente la escuela de capacitación laboral. Se trata de la ex sede del Minihospital de Los Altos, cedida por el Área Programática Nº 6 del Ministerio de Salud a Educación.

Cecilia Maijá declaró que “la intención era abrir la escuela este año pero va a ser imposible”. Explicó que Romero proveyó a la coordinación “un listado de más de cien personas, con edades de entre cero y ochenta años, nosotros necesitábamos discriminar ese listado por discapacidades”.

Preguntada si el Ministerio de Salud hizo el relevamiento para certificar las discapacitades, respondió que no porque “hay por ahí algunas desinteligencias”.



Un informe revelador

Sí realizó un diagnóstico la Dirección Provincial de Desarrollo Humano y Familia, en junio de 2006, con entrevistas a 45 hogares de Los Altos, Alijilán y Manantiales, cuya conclusión central es que el 91% posee Necesidades Básicas Insatisfechas.

De acuerdo con el informe, el nivel educativo es bajo, las viviendas son en el 63% de los casos precarias; en un 56% de la población hay hacinamiento y en casi un 56% promiscuidad.

Ahora, de la población total encuestada (122 personas), había 46 discapacitados de los cuales sólo 15 poseen obra social.

“Lo que nos está faltando ahora, una vez que tenemos este diagnóstico, es ver qué recursos hay en el departamento para que podamos capacitar a los chicos. Tenemos que formarlos en algo que les sea útil para insertarse laboralmente en la comunidad”, indicó Maijá con respecto a la marcha de las gestiones de su competencia.

Otra cosa pendiente es “pedir en Planeamiento el número de la escuela para así armar la POF, y que se nos apruebe la planta de personal para cubrirla por concurso con gente del departamento”. También “tenemos que hacer un viaje más para hablar con las directoras de las escuelas y la supervisora de la zona para ver si están de acuerdo en recibirnos para estas salas de recursos”, añadió.

“El trabajo se está haciendo, lo que pasa es que son instancias bastante lentas. Entiendo la ansiedad de los padres que hace mucho que vienen luchando por esto”, concluyó.

Te Puede Interesar