lunes 21 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Ataque a los hermanos Heredia

Patoteados esperan por cirugías con los agresores en libertad

La operación será en tres meses. Zacarías tiene reducción de la vista en un ojo y tabique nasal con múltiples fracturas. Jonathan quedó en silla de ruedas y espera una placa de titanio para el cráneo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Mientras los hermanos Zacarías y Jonathan Heredia esperan ser intervenidos quirúrgicamente por las graves lesiones que sufrieron al ser atacados salvajemente por una patota la madrugada del 16 de octubre en la esquina de avenidas Belgrano y Alem, los sospechosos del ataque -dos adolescentes y tres adultos-, están en libertad.

Zacarías tiene turno para la cirugía en tres meses. Será operado de un ojo que sufrió reducción parcial de la vista. También será intervenido en el tabique nasal, que por los golpes recibidos sufrió múltiples fracturas.

Su hermano Jonathan espera una prótesis de titanio que deberán colocarle en el cráneo, también como consecuencia de los golpes recibidos ese día frente al edificio del Círculo Policial. "Jonathan está mal, en su casa y en cama. Se lo puede movilizar solamente en silla de ruedas hasta para ir a baño. No puede hacer nada por sus propios medios, ni higienizarse o alimentarse", informó el abogado Leonardo Berber, representante de la familia.

Indicó que por prescripción médica requiere rehabilitación cognitiva y respiratoria, "por una patada que le asestó Díaz (una de las imputadas) en el pecho, que le produjo una grave lesión en el pulmón".

En diálogo con El Ancasti, Berber resaltó que el estado de Jonathan "es delicado" y que a pesar de las restricciones de acercamiento fijadas por el fiscal penal juvenil Guillermo Narváez a todos los acusados, Roxana Eugenia Díaz, Hugo Daniel Tapia y Omar Mario Leandro Bazán, además de los dos adolescentes implicados, la familia Heredia es amedrentada y sus integrantes temen hasta enviar los hijos a la escuela.

"La familia sigue siendo perseguida por los atacantes. Van en el mismo auto del que se bajaron el día en que los agredieron, un automóvil Volkswagen Fox azul. Van a los domicilios donde viven los muchachos heridos, se estacionan a pocos metros. Se muestran y demuestran que conocen los movimientos de la familia, que está con mucho miedo y no se anima a mandar los chicos al colegio", remarcó.

Libres

Primeramente Díaz, Tapia y Bazán fueron imputados por “tentativa de homicidio calificado por alevosía, en calidad de coautores”.

Con la evolución de las víctimas, el fiscal Narváez cambió la calificación y quedó como “lesiones graves, agravadas por alevosía”. Para Narváez, los atacantes no buscaron matar a los hermanos Heredia, sino dañarlos. A pesar de las secuelas en las víctimas, no pidió para ellos la prisión preventiva y en su lugar los dejó en libertad.

"Lesiones gravísimas"

En Buenos Aires, el joven de 17 años que el año pasado golpeó a un empleado de una playa de estacionamiento que por la agresión sufrió edemas, una hemorragia cerebral y terminó con afasia (trastorno del lenguaje), fue condenado por "lesiones gravísimas" a una pena que podría ser de entre 3 y 10 años de prisión.

Primero fue imputado por "tentativa de homicidio". Por el daño permanente, funcional e irreparable a la víctima fue imputado luego por “lesiones gravísimas”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar