jueves 18 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Negó haberla matado

Detienen al marido de la enfermera asesinada

La Fiscalía ordenó su detención y traslado a un penal. El hombre aseguró que "a veces me sacaba de quicio".

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de agosto de 2022 - 00:10

Silvio Espíndola, esposo de Elizabeth di Legge, la enfermera de González Catán que fue denunciada como desaparecida el fin de semana pasado, fue detenido y acusado de femicidio.

Ayer a la tarde fue indagado por el fiscal Federico Medone, quien ordenó detenerlo como principal sospechoso.

Entre sollozos el sujeto declaró que la noche anterior al presunto crimen mantuvieron una “fuerte discusión” porque la mujer, dijo, “a veces lo sacaba de quicio”, y negó haberla matado.

Espíndola declaró en la Fiscalía de Homicidios de La Matanza junto a su abogado, Daniel Pagnotta, pero ya en calidad de detenido, debido a que la Justicia convalidó el pedido del fiscal. El lunes el sospechoso había sido demorado por el fiscal Matías Folino luego de que encontraran el cadáver de la enfermera en un galpón ubicado en la propiedad donde vivían junto a sus tres hijos, en González Catán. Desde allí había dado entrevistas para denunciar la desaparición de Elizabeth.

Cuando el sospechoso fue cuestionado por el fiscal Medone sobre el hallazgo del cuerpo en su propia casa durante la indagatoria, indicó que “la buscó por toda la vivienda”, pero que “justo ese cuarto no lo había revisado”. El hombre había declarado que al momento de la desaparición, cuando no era un sospechoso, estaba trabajando en el hospital Churruca, donde se desempeñaba con Di Legge. Sin embargo, un oficio del hospital aseguró que estaba ausente sin aviso en las horas en que se estima que Elizabeth murió.

Fuentes oficiales informaron que el sospechoso aseguró que se había ido “a pasear al barrio de Once y después volvió a su casa” y que a Espíndola se lo notó nervioso en su declaración.

Los investigadores creen además que el hombre la drogó para asesinarla.

El informe preliminar de la autopsia indicó que la mujer murió entre 60 y 72 horas antes del hallazgo del cadáver. Alrededor del cuerpo había ampollas de anestésicos propofol y fentanilo. No tenía lesiones corporales visibles, y la causa de la muerte fue marcada como una depresión respiratoria.

Se espera el resultado de las pericias toxicológicas que complementarán la autopsia.

Según el portal infobae.com, Di Legge quería separarse de su pareja y había denunciado violencia de género.

En abril de 2019 la mujer hizo una denuncia contra su marido ante el Juzgado de Familia N°8 de La Matanza para solicitar una protección contra la violencia familiar, pero ésta quedó paralizada en octubre de 2020.

Sin embargo, el dato más llamativo surge de un estudio psicológico que se le realizó a la enfermera el 21 de julio pasado. Di Legge fue a pedir ayuda a la Red de Asistencia de la Secretaría de la Mujer del municipio en el que vivía, porque “no podía tomar la decisión de separarse”.

Según ese informe, a través del espacio de género que existe en el Hospital Churruca, donde trabajaba junto a Espíndola, Di Legge “pudo identificar las violencias psicológicas que refiere atravesar (física, sexual, psicológica y simbólica)”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar