viernes 5 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fútbol

Cano: "Desde chico mi sueño era ser árbitro y luché para eso"

"Tiene otro sabor especial porque fue todo muy rápido" remarcó sobre su designación el mismo día del cotejo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
3 de agosto de 2022 - 00:15

El árbitro catamarqueño Federico Cano cumplió el sueño de disputar sus primeros 90 minutos en la Liga Profesional de AFA en el triunfo de Atlético Tucumán frente a Newell’s Old Boys. El último sábado lo llamaron temprano avisando que Facundo Rodríguez había dado positivo de COVID-19 y debía partir hasta Tucumán para suplantarlo en la terna con Andrés Merlos e Iván Núñez.

Le contó a El Ancasti las sensaciones de esas dos horas y media de viaje, lo que pasó por su mente y del acompañamiento de su familia. De hecho, más tarde, en las redes sociales, Marcelo Cano, papá de “Fede” y destacado jugador de décadas atrás, subrayó que Merlos los dejó ver el partido desde un lugar privilegiado, mientras orgulloso presenciaba el encuentro.

-Por cómo se dio el debut, ¿se aceleró un proceso?

-No, porque el trabajo que se venía haciendo venía siendo bueno, llevo como cinco o seis años en el Federal A. Se atrasó un poco por así decirlo; tenía compañeros que ya habían ascendido antes que yo.

Por suerte en los partidos de la Primera Nacional me está yendo bien. Eso ayuda a que se abra la puerta en Primera División. Las devoluciones de los veedores están siendo buenas, con puntajes buenos, entonces vengo jugando muchos partidos que son importantes para la categoría, partidos televisados, eso te ayuda mucho, te da confianza y rodaje.

Vengo teniendo muchísima continuidad y había una sensación de que en cualquier momento se podía dar. Estaba tranquilo, no me desesperaba, pero había una sensación que este año quizás podía debutar en Primera; para eso se trabajaba y se dio de esta forma. Sorprendió por la manera, pero estaba preparado.

-¿Fue más lindo así?

-Me parece que sí, tiene otro sabor especial porque fue todo muy rápido. Quizás si me designaban un lunes o un martes y tenía que esperar tantos días no sé qué iba a pasar. Aunque yo soy tranquilo, lo que me ayuda mucho. Cuando es así sobre la hora tiene un gustito especial, es como hacer un gol en un partido duro estando cero a cero en el minuto adicional. Esto es igual.

-¿Cómo te trataron Merlos y los demás árbitros?

-Muy bien, ya los conocía. Si bien con el único que había jugado partido era con el cuarto, Fede Guaymás Tornero de Salta, pero muy bien. A Iván lo conocía. Tanto ellos como los que estaban en la cabina del VAR, que eran Hernán Mastrángelo y Juan Pablo Belatti, que fue a dos mundiales, a quien respeto mucho, me atendieron muy bien. Me hicieron sentir muy solo y eso me dio mucha más confianza.

-En muchos mensajes que te dejaron nombraron a tu viejo y tu abuelo.

-A mi viejo en un momento lo miré y se le notaba en la cara, en sus gestos, la alegría que tenía. Mi viejo es amante del fútbol, mi abuelo también, yo nací con una pelota de fútbol y siempre quise ser árbitro. Desde chico, si bien jugaba, mi sueño era ser árbitro y luché para eso. La satisfacción la tiene uno y seguramente mucho más ellos, mi viejo y mi vieja, que son los que están en las buenas y en las malas; mis hermanos, que están en todas; siempre agradecido a ellos, que sin ellos no lo hubiera podido lograr.

-¿Esas dos horas y media a Tucumán cómo fueron?

-Fueron raras porque todavía no me podía sacar la preparación que tenía para el partido que iba a jugar, que era Independiente con Defensores de Esquiú. Todavía estaba con eso. Pero fue pasando el tiempo y cada vez que estaba más cerca de Tucumán ya lo iba como masticando que tenía que estar concentrado para un partido tan importante. Era el sueño que iba a cumplir, tranquilo, solo con la incertidumbre de con qué me iba a encontrar, porque era todo tan rápido.

Menos mal que iba tranquilo y con una adrenalina única de saber que el objetivo estaba cerca. Eso creo que me ayudó un montón.

-¿Fue el partido con más público que te tocó?

-Éste fue en el que más gente hubo. Jugué partidos con mucho público, en Buenos Aires, en Chaco For Ever cuando fue el retorno de ellos a la Primera Nacional después de tanto tiempo, llenaron el estadio. Pero éste fue un marco único e inolvidable: mejor no puede haber salido; era mi debut en la cancha del puntero a estadio lleno. Más no se puede pedir. Lo disfruté en todo momento, desde que salí de mi casa hasta que volví; después tuve que armar el bolso y partir a Córdoba para jugar a estadio lleno en la cancha de Instituto (el lunes).

-¿Cuándo te encontrás con otro catamarqueño no nace de hacer una foto?

-En ese momento no me di cuenta. Después dije ‘qué boludo, cómo no nos sacamos una foto’ o algo para que nos quede. No se viene dando eso, en el momento no lo pensás, disfrutás del momento. Ya me pasó con Silvestre Sacallán, con Da Silva en algún partido, con varios. Nico Romero (estuvo en el banco del Decano) tuvo una humildad tremenda de acercarse al vestuario a saludarme, charlamos un rato. En ese momento no me di cuenta.

-¿No es algo mal visto?

-No, en estas categorías son muy profesionales, se sabe todo, cuál es el fin de cada cosa. No hay ningún tipo de problema. Distinto es por ahí en la misma liga, te miran como bicho raro. Son más susceptibles, como se conocen todos.

-¿Éste es el premio a qué?

-Uno con esfuerzo y mucho trabajo y dedicación, con honestidad, se pudo lograr el objetivo, que era llegar a Primera. Ahora viene lo más difícil, que es empezar a sumar minutos, ganarse un lugar y empezar a tener más rodaje.

-¿Te enojás si sale un meme de “si no me quisiste así no me busques así?

-Se pueden hacer collages en vez de memes, jaja, las fotos con la camiseta grande, los pelos para cualquier lado. Si soy flaco antes era cuatro veces más flaco que ahora. Ves una foto de diez años atrás y no parezco yo. Una anécdota: con Diego Ceballos, cuando muestra la foto del partido que tuvimos, la miraba tres o cuatro veces; yo tengo una foto cuando dirigió River con Sportivo Belgrano en Catamarca y no lo podían creer los compañeros, decían ‘éste no es Fede’. Hay un cambio abismal y cuando me saqué la foto con él ya era árbitro.

-¿Y las fotos de los árbitros cómo llegan?

-El mundo de las fotos de los árbitros es muy difícil, jaja. No conseguís nada, en primer lugar, salvo que se acerque uno o a veces ellos solos te dicen tomá mi tarjetita, después escribime. Muy pocos te las venden y otros te las dan. Eso pasa. Sino tenés que empezar a ver los portales, hay páginas que suben y otras que no. Pero es muy difícil.

-¿Tu agradecimiento para quiénes es?

-Sinceramente el agradecimiento es para toda la gente del fútbol, en especial para la Liga Chacarera, que es la que me abrió las puertas y me dio la posibilidad de ser árbitro.

Pero el agradecimiento es en general para el fútbol de Catamarca, todos lo que lo hacen, dirigentes, jugadores, periodistas, todo el medio nuestro que estamos día a día y lo hacemos con pasión, porque nadie cobra nada. El agradecimiento es para ellos y mi familia.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Pericias. Personal policial en la zona donde fue hallado el cuerpo.

Te Puede Interesar