Fue 1 a 1 en el rostov arena de don

Brasil chocó contra la desfachatez de Suiza

El pentacampeón arrancó encendido con un golazo de Coutinho, pero bajó la presión y los suizos se lo empataron en el comienzo del complemento.
lunes, 18 de junio de 2018 · 04:03

Brasil empató 1-1 ante Suiza ayer en su debut en el Mundial de Rusia y reavivó los miedos de hace cuatro años, dejándose igualar por los europeos en un partido donde todavía se vio a un Neymar a media máquina.

Philippe Coutinho abrió el marcador a los veinte minutos con un golazo desde fuera del área, pero los suizos igualarían a los 50 con un cabezazo de Steven Zuber que pone a la aplaudida canarinha de Tite de nuevo frente a sus traumas.

Llevaba Brasil cuatro años esperando por esta instancia luego del sufrimiento en su propia casa. Pero las deudas y las heridas solo podrán sanar en Rusia. Todos lo saben en este equipo al que se le volvió a encoger el estómago cuando los brasileños que llenaban el estadio cantaron de nuevo el himno a capella.

Demasiados recuerdos que se tradujeron en unos primeros minutos acartonados de la canarinha, en los que Blerim Dzemaili se dio el gusto de firmar el primer disparo del partido.

La Seleçao necesitaba tiempo para bajar las pulsaciones y los suizos se sabían muy bien la lección. Pero poco a poco, Brasil fue encendiendo los motores por la izquierda, con Coutinho a los mandos, Marcelo a la aventura y un solícito Neymar, de vuelta a la alta competición tras más de tres meses de purgatorio por su lesión en el pie.

Golazo

De ellos, y del imprevisible Paulinho, salió la primera gran ocasión de Brasil a los 10 minutos. La buena noticia era que la Seleçao ya fluía y el balón era solo amarillo ante una Suiza a la expectativa. En esas apareció Gabriel Jesús con un disparo en carrera, activado por Coutinho.

Llevaba la batuta el talentoso centrocampista del Barça, que acabaría tocando la gloria del primer gol en el minuto 20. Plantado en la entrada del área, recibió un rechazo de la zaga suiza que transformó en un potente misil directo al arco de Yann Sommer, que solo lo pudo ver pasar.
Tanto le pesaba la presión a Brasil que, rota la primera maldición, se le cayeron las pulsaciones.

Alarmas  

Suiza salió del descanso más viva que nunca. Tanto, que apenas tardó cinco minutos en empatar el partido y arruinar, de un plumazo, los dos años de terapia del pentacampeón.

El culpable fue un atento Zuber, que empujó a Miranda para ganarle la espalda tras un saque de esquina y poner el empate de un potente cabezazo.   

Para colmo un discreto Neymar recibió un golpe y que nervioso para el resto del partido.
Tite echó entonces mano del banco cambiando al amonestado Carlos Casemiro por Fernandinho y después a Paulinho por el organizador Renato Augusto, además del goleador Firmino. Lo tuvo Brasil como para ganar, pero falló en la definición y dejó escapar dos puntos. 

El próximo partido será el 22 frente a Costa Rica en San Petersburgo con la idea del triunfo.

Más de

Otras Noticias