En la rioja olvidaron la premisa del cir

¿Vale la pena la fusión del rally?

La integración, en principio, entusiasmó a todos.
viernes, 2 de mayo de 2014 · 00:00

A lo largo de la reunión de balance realizada en la Federación Catamarqueña del Deporte Motor al cabo de la carrera, tanto los miembros del la entidad, como los impulsores de la creación del CIR (Campeonato entre Catamarca y La Rioja), afirmaron en tono de lamento "nos confiamos y la carrera no salió bien”.

Evidentemente, la organización riojana no estuvo a la altura de aportar el salto de calidad que se pretendía lograr con la creación de un "Campeonato Superior”, no debemos olvidar que la premisa del CIR fue mejorar lo que se venía mostrando en los Campeonatos Catamarqueño y Riojano, respectivamente. 

Por eso, se redujo el calendario de carreras en nuestra provincia de 8 a 4 compromisos, para concentrar gastos y esfuerzos, ofreciendo eventos de calidad. Esto en La Rioja no se entendió: a decir de los pilotos, fallaron los cómputos, el diseño de road book, se sobrecargó de actividad en el autódromo y los equipos trabajaron incómodos, además se cancelaron dos pruebas especiales, hubo demoras, no hubo orden de largada, entre otros detalles. Todos posibles de corregir, pero inadmisibles para un campeonato que vino para mejorar el nivel y ni siquiera pudo igualarlo (al menos en La Rioja).

Otro tema, que causa dudas, es la cantidad de participantes: Catamarca desde hace cuatro campeonatos, es el mejor certamen del NOA, por cantidad y calidad de pilotos y máquinas. Sin embargo, con esta segunda presentación, apenas fueron 15 los catamarqueños. Si a esto le agregamos que en la apertura en Catamarca, sólo vinieron 10 riojano (comprensible por ser la primera), conformando un parque muy distante a los 80 anunciados como argumento de la fusión. O para ser más concretos: ni por cerca de los 55 a 2 que arrojó la votación local por el CIR (a la cita faltaron unos 30).

La integración, en principio entusiasmó a todos, en la vecina provincia mostraron interés en crecer con la disciplina, pero al momento de ponerlo en práctica esto no se reflejó.

Algunos de los aspectos que entendemos como detonantes de la dificultad (que aún puede corregirse), es la competencia insana entre los dirigentes "Catamarqueños y Riojanos”. Desde nuestra óptica, identificamos algunos aspectos que no suman, sino, generan distancias. Veamos: desde hace varios años, en nuestra provincia trabaja el equipo de Rescate M&M cuya eficiencia está por demás comprobada, a tal punto que el servicio además actúa con solvencia en las provincias de Tucumán y Santiago del Estero. El mismo, fue reemplazado en La Rioja, por un cuerpo en etapa de formación en la disciplina. 

Otro tema de discordia fue la desprolija manera en que la federación riojana intentó crear la categoría N2, una vez iniciado el campeonato y sin previa consulta a la Federación Catamarqueña, un legítimo atropello, puesto que no solo se emitió un comunicado de prensa enunciando una reunión, que no fue, sino que además la federación local, está brindando las garantías deportivas, ya que la entidad riojana, se encuentra intervenida y sin poder deportivo.

Asimismo, no fue bien visto el proceder del club Riojano ARPyN al emitir el pasaporte de los autos gratis en la segunda fecha, cuando la federación local, se encargó de elaborar los "pasaportes del CIR” con un costo de realización, acordado entre las dos federaciones. Éstos, son simples puntos que denotan una disputa silenciosa por el protagonismo en la realización de las carreras. Con dos fechas realizadas, una muy bien y la otra bastante floja, vendría bien un replanteo para redireccionar el rumbo del CIR. 

De lo contrario, los números son contundentes, por lo que vale preguntarse: ¿Cuánto gana Catamarca al fusionarse con La Rioja?



 

 

 


Otras Noticias