sábado En el teatro del sur

El público colmó el teatro en la primera noche de "Margaritas"

martes, 12 de marzo de 2019 · 04:00

El sábado pasó con éxito el bautismo de fuego del "Festival Margaritas", organizado como forma de reclamo por más espacio en los escenarios para el género femenino, que organiza durante todo marzo la agrupación Margaritas, Movimiento Mujeres de la Música de Catamarca.
El público colmó las instalaciones del Teatro del Sur para disfrutar los shows, decirle sí a la causa y disfrutar de las instalaciones que, a puertas abiertas, ofrecían espacio en la entrada para airearse y consumir bebidas y comidas sin perderse los espectáculos.

Una noche para recordar
La encargada de inaugurar la noche, conducida en la voz de Mariana Ventrice y Cintia Leiva, fue Lucía Bulacios y éste no podría haber sido un comienzo más adecuado. Una voz potente y decidida expandiéndose en una sala de sorprendente buena respuesta sonora, empuñó modernísimos tangos de corte feminista acompañados por la guitarra de “Pacho” Rodríguez. El público, que a esas horas ya copaba todas las butacas dispuestas en la sala, celebró con entusiasmo cada letra. 


Aunque la propuesta de Nati Torres también planteaba un dúo de voz y guitarra, la decisión por lógica línea estética de Luis Torres, guitarrista y padre de la joven cantante, de solo microfonear su instrumento brindó al espacio una nueva atmósfera, cálida e íntima, a la propuesta folclórica de la joven talento y estudiante de música radicada en Mendoza. Sin duda un momento de ternura y complicidad entre padre e hija que la gente también quiso celebrar. 

A la hora en que Vane Martínez comenzara a hacer sonar sus primeros “grooves” de bajo, el público, que continuaba llegando, comenzó a ubicarse de pie a los costados o sentados en el suelo, adelante. El show de Sinthome fue concreto y contundente, un potente trío de guitarra, bajo y batería al que se sumaron unas congas que le dieron al funk-rock un color latino que Martínez supo aprovechar con su histrionismo cargado de miradas y movimientos físicos. 

Laura Prado marcaría un quiebre estético y energético en la noche gracias a la seguridad y carisma con que llevó adelante un show tropical que puso a la gente a bailar. Aún bajo el riesgo que implica el hecho de subir sola al escenario, Prado acaparó la atención del público con un canto de suma prolijidad y una actitud que le permitió abarcar todo el escenario.

Elizabeth Nieto Iturres supo aprovechar a su favor el curso de las propuestas anteriores y planteó una parada intimista. Sentada y con caja en mano, acompañada de guitarra, flauta y cajón, Iturres supo repasar con originalidad piezas de la más sofisticada línea del folclore argentino como “Huayno del diablo”, consiguiendo, desde la intimidad, potentes momentos de arenga con su caja que el público supo acompañar. 

Bren Coll regresaba a Catamarca luego de presentar en febrero su último disco, “Ella”. Con gran profesionalidad, la cantautora nacida en Valle viejo desplegó un set armado y probado desde camarines junto a sus dos músicos, que sonó como un disco. Con voz potente y prolija, Coll conectó con un público que conocía sus canciones y se sumaba, a esas horas, a la concentración total en el Teatro del Sur. Con final emotivo y el mensaje de lucha por igualdad que atravesó cada show, la noche iba cerrando como abrió, con la vuelta colectiva alrededor del público de todas las integrantes de Margaritas. Con cajas copleras en mano, las mujeres entonaron aguerridamente las coplas compuestas por dos de sus integrantes: “Yo soy una Margarita que se plantó en el camino… ay ay ay ay somos la voz que palpita...”.n

Otras Noticias