lunes 17 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Davis: Argentina ya piensa en Rusia

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
25 de septiembre de 2006 - 00:00
El equipo argentino de Copa Davis, que el sábado entró en la historia del tenis nacional al arribar a una final por segunda vez, cerró ayer la serie contra Australia por un lapidario 5-0 tras la victoria de Agustín Calleri en el cuarto punto, mientras que el conjunto visitante no se presentó a disputar el último cotejo, y ahora lo espera Rusia en su casa.

Calleri, quien reemplazó a David Nalbandian en el cuarto

punto, no tuvo ningún inconveniente en superar a Paul Hanley -sustituto de Lleyton Hewitt- por 6-0 y 6-3, mientras que la Argentina ganó el quinto punto porque Wayne Arthurs no se presentó a jugar frente a Juan Ignacio Chela.

Por eso Chela jugó un partido de exhibición con Peter Luczak, que perdió por 7-6 (4) y 6-3.

Es que de acuerdo con la nueva reglamentación de la Davis, cuando un partido está cerrado no hay obligación de seguir jugando por los puntos.

Con este resultado, Argentina sumó su décimo triunfo

consecutivo de local, el noveno por 5-0, ya que sólo resignó puntos ante Croacia, en el 2002, al que derrotó por 3-2, en una serie correspondiente a los cuartos de final del Grupo Mundial.

Tal como se esperaba, Argentina pudo resolver con facilidad el pleito frente a Australia, apoyada en una superficie muy favorable para los locales y en el gran momento de sus jugadores.

En el primer punto de la serie, David Nalbandian, número

cuatro del ranking mundial, mostró toda su estirpe copera para vencer con suficiencia a Mark Philippousis por 6-4, 6-3 y 6-3 y

así transmitirle tranquilidad a José Acasuso, quien en el segundo punto debía enfrentarse con el mejor de los australianos: Lleyton Hewitt.

El segundo punto era vital porque un triunfo de la visita le

abría la posibilidad de la victoria ya que los australianos tenían en sus cálculos un triunfo en el dobles el día sábado.

Pero tras un primer set, en el que abundaron más las dudas que los aciertos, Acasuso sacó adelante un cotejo complicadísimo, que finalmente terminó ganando por 1-6, 6-4, 4-6, 6-2 y 6-1 el sábado tras suspenderse el viernes por lluvia.

Acasuso ganaba 4-0 en el quinto parcial cuando la lluvia paró el partido el viernes y no le tembló el pulso en la reanudación el día sábado, pese a lo que implicaba volver a entrar en clima luego de tener el partido casi ganado.

Con la serie 2-0 Nalbandian y Agustín Calleri salieron a

definir la semifinal y lo hicieron con una clara superioridad sobre Paul Hanley y Wayne Arthurs por 6-4, 6-4 y 7-5.

En el dobles, Nalbandian volvió a lucirse y demostró una vez más que le encanta jugar la Copa Davis, que no le pesa la camiseta argentina, ni de visitante -el año pasado derrotó a Hewitt sobre césped- ni de local, y que ya es el segundo jugador más copero del país detrás de Guillermo Vilas.

De esta manera Argentina quedó por segunda vez en la historia en la puerta de la consagración en la Copa Davis, la gran asignatura pendiente del tenis nacional.

Solamente en 1981 Argentina, con Guillermo Vilas y José Luis,Clerc, pudo alcanzar el partido decisivo y terminó cayendo frente a los Estados Unidos, con John McEnroe y Roscoe Tanner, por 3-1.

La final se jugará en la fría Rusia (venció a Estados Unidos en la otra semifinal), del 1 al 3 de diciembre, y pese a que los locales son favoritos a la victoria, especialmente por la veloz superficie en la que se desarrollará la serie, los argentino demostraron tener mucho temple de visitante y con Nalbandian como

estandarte están en condiciones de dar el batacazo.

Seguramente a Nalbandian lo acompañarán en el equipo Calleri, quien por la potencia de sus golpes puede rendir mucho en canchas rápidas, incluso en singles, Acasuso, otro de los que mostró capacidad coopera, mientras que la incógnita es el cuarto lugar.

Para ese puesto, Mancini tendrá un poco más de dos meses para definirlo, en los que tendrá que evaluar rendimientos de uno y otro, con la posibilidad de que si Guillermo Cañas retorna al alto nivel, sea de la partida, para una final que Argentina esperó 25 años y que esta vez no quiere dejar escapar.
Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar