miércoles 25 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

En Coca Cola, “hay equipo de verdad”

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de septiembre de 2006 - 00:00
Cada edición del torneo del fútbol intercolegial Copa “Coca Cola” tiene a muchos protagonistas anónimos, que en gran medida contribuyen para que esta gran convocatoria social y deportiva constituya un verdadero éxito.

Se trata de las chicas y los chicos que conforman un auténtico equipo de trabajo, con el único propósito de que el desarrollo del certamen, destinado a adolescentes de entre 13 y 15 años. Sus tareas, de lo más variadas, procuran que los jóvenes participantes se sientan contenidos y acompañados en todos los aspectos, disfrutando del compañerismo, la integración y la sana competencia para el logro del “fair play”, el juego limpio, meta sustancias de esta jerarquizada competencia.

La concreción del torneo y la realización de los partidos en cada jornada son la culminación de un trabajo organizado, que se inicia mucho antes que la pelota comience a rodar.

La Copa “Coca Cola” empieza a dar sus primeros pasos, alrededor del mes de mayo de cada año, cuando los grupos -interno y externo- que componen su organización inician las visitas a los distintos establecimientos educativos del Valle Central, llevando la propuesta del campeonato y los alcances del mismo. Es decir, difundiendo la idea.

El paso posterior es un seguimiento por los mismos colegios, recogiendo el interés que la iniciativa va teniendo entre las autoridades, canalizando a través de sus profesores la posibilidad de la participación de los alumnos.

Más adelante vienen las formalidades del sorteo, tal vez la misión más ingrata del proceso organizativo, ya que sólo deben quedar 24 equipos por temporada.

En esta etapa empieza a tomar forma concreta la competencia, se conocen los elencos intervinientes, se suceden las reuniones de delgados y arrancas los entrenamientos y los amistosos para ir poniendo en forma a las respectivas formaciones.

Cuando se aproxima la fecha para el inicio del torneo, viene un aspecto nada sencillo de definir como es la elección de los escenarios donde se disputarán las distintas fases, muchas veces compatibilizando fechas y horarios con otras actividades deportivas. Y este punto es vital, porque el marco hace al luciendo y a la mejor manera de disfrutar el certamen.

También deben tenerse en cuenta distintos puntos vinculados con la logística, como es la provisión de la asistencia médica, la disposición de una ambulancia en cada jornada de partidos, y la seguridad a través de la Policía de la provincia.

Durante la fase clasificatoria, en cada una de las cuatro canchas del Club Banco, en Pozo El Mistol (Valle Viejo), son necesarios un responsable de mesa de control para acreditar los equipos, dos auxiliares a cargo de la utilería, alcanza pelotas y asistencia de los equipos en cancha, una promotora encargada de proveer agua y gaseosas a los participantes y un referí y dos líneas. Mientras tanto dos coordinadores se encargan de monitorear todo lo que sucede en el predio, durante los partidos.



Aquí están, éstos son

Para poder afrontar tantas actividades, la empresa “Coca Cola” dispone de un dinámico y simpático plantel, que entre otros integran:

Los coordinadores son Diego Heredia (interno) y Marcelo Cruz (externo); y la mesa de control está a cargo de los muchachos “cocacoleros” Diego González, Pablo Baigorrí, Daniel Navarro y Fernando Vergara.

El selecto grupo de auxiliares se compone con chicos reclutados por la Soccer Internacional Goal, entre los que figuran Eduardo Barrera, Carlos Barrera, Hernán grima, Gastón Grima, Naím Garnica, Abel Garnica, Arnaldo Obregón, Carlos Obregón y Marcio Obregón.

Las promotoras son la “frutilla del postre”, las que todos los chicos piden para las fotos de sus equipos y que, con su gracia, le ponen el toque de belleza y frescura a un evento de “tanto hombre”.

Mientras tanto, entre “bambalinas”, lejos de los flashes pero con una responsabilidad igualmente importante, están Julio “el Cabezón” Contreras, Raúl Cruz y su equipo, que son los encargados de que en cada jornada no falten bebidas, hielo, la cartelería, los “baner” y todo lo que identifica a la gaseosa más famosa del mundo.

De allí que, tanto en la cancha como en cada rincón donde se desarrolla la Copa “Coca Cola”, se pueda afirmar con certeza, y tal como reza el eslogan del torneo, que “hay equipo de verdad”.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar