Un nuevo refugio

REVISTA-EXPRESS | 

En San Isidro, Valle Viejo, abrió sus puertas el Instituto Preventor, un Centro de Estudio, Prevención y Tratamiento de Adicciones.
 
En Catamarca, el consumo de sustancias y las adicciones se convirtieron en un mal social. Además del consumo problemático de sustancias o su adicción, se debe tener en cuenta el vicio hacia otros malos hábitos, como el juego. En ambos casos, se puede llegar a un nivel de adicción. En San Isidro, Valle Viejo, comenzó a funcionar el Instituto Preventor, una institución abocada al estudia, prevención y tratamiento.


Soledad Villegas Corpacci, directora administrativa de este Instituto, detalló que se trata de un predio de 1.600 metros cuadrados y cuenta con oficinas de administración, sala de espera, salón de actividades grupales, baños y baño para personas con discapacidad, cocina, un consultorio de psiquiatría, dos consultorios de psicología, aula-auditorio y un amplio parque con asador y arboleda. La propiedad está perimetrada y dispone del equipamiento adecuado, además de todas las habilitaciones pertinentes. Soledad aseguró que el establecimiento está habilitado por el Ministerio de Salud de Catamarca como centro de salud mental especializado en adicciones.


Se centraron dos áreas de trabajo. Por un lado, un área de Investigación y Docencia, con los primeros trabajos de investigación en relación a la temática de las adicciones. Allí prepara una serie de cursos de formación que conllevan un fuerte compromiso con la realidad social que rodea al problema creciente del consumo de drogas. También se encuentra el Área de Asistencia. El Instituto puso en marcha el Programa “Sostenes”, un dispositivo de tratamiento interdisciplinario para adolescentes y jóvenes con consumos problemáticos y de respaldo a sus familiares, explicó.


“El servicio prestado tiene que ver con la realidad de los adolescentes de nuestra ciudad y el interior, varones y mujeres, que presentan conductas de riesgo en relación al consumo de drogas, legales e ilegales. Estas conductas son las relacionadas al inicio en el consumo de diversas drogas (alcohol, marihuana,  psicofármacos, inhalantes, cocaína)  en términos experimentales o de consumo esporádico (uso) o en niveles moderados o problemáticos (abuso), propio de emergentes socio-culturales actuales, vinculados a la recreación y al uso del tiempo libre, por ejemplo el fenómeno de ‘la previa’”, comentó.


Para Soledad, tales pautas de conducta y vinculación con las drogas comportan serios riesgos para la salud de los jóvenes (como temprana edad en el inicio del consumo, baja percepción de riesgo, desconocimiento de los efectos agudos y crónicos del consumo de drogas, posibilidad de cuadros de intoxicación aguda y sobredosis, y facilitación de otras situaciones de riesgo asociadas, tales como accidentología vinculada al consumo, contagio de infecciones de trasmisión sexual, comportamientos delictivos y pre delictivos, suicidio, entre otras problemáticas). Consideró que es momento de asumir que se trata de una problemática compleja que requiere un abordaje interdisciplinario integral como el que se postula en el Programa “SOSTENES”, con formato similar a los que han resultado exitosos en otras partes del mundo.


“El consumo problemático tiene que ver con una instancia de vinculación con las drogas que plantea un deterioro progresivo a nivel biológico, psicológico y social. El principal objetivo es desandar esa historia, explorar hasta encontrar las motivaciones para el consumo y así desalentarlo, y contrarrestar los daños causados trabajando en elevar la calidad de vida y el  estado general bio-psico-social del paciente. A partir de un abordaje adecuado, todos los problemas relacionados al consumo de drogas son susceptibles de ser superados si la persona, en su entorno, cuenta con el apoyo personal y/o profesional apropiado. Para ello se trabaja simultáneamente en orientar, capacitar y contener a la familia o los referentes afectivos”, contó.


Además, remarcó que las personas en tratamiento deben constituirse como protagonistas de su recuperación. Por lo tanto, se reconoce en todo momento la autonomía y los recursos de cada persona para su recuperación. De esta manera, promueve el despliegue de sus potencialidades a lo largo del proceso terapéutico.


“Los chicos concurren sólo unas horas tres veces por semana. Es un espacio de tiempo que tiene la virtud de no absorber demasiado sus rutinas pero a la vez imponerles la pertenencia a un grupo terapéutico. Se suma algo de tiempo extra con talleres de interés o porque se les encargan consignas que los mantienen ocupados y concentrados”, explicó.


 
Staff Profesional


Soledad contó que el equipo de trabajo reúne a profesionales con amplia experiencia en la temática, que desempeñan o han desempeñado funciones en otras entidades relacionadas al tratamiento de las adicciones como el Centro Integral de Salud (CIS, ex Humaraya), La Sala, y otros centros privados. Cuentan además con formación específica y están en constante capacitación.
Ariel Fernando Perricone, médico psiquiatra, es el director médico; Enzo López, psicólogo y psicoanalista, es el coordinador de Actividades Grupales. Las Evaluaciones Psicodiagnósticas están a cargo de Melina Felippa, psicóloga, y la
Evaluación y seguimiento socio-ambiental, de Sabrina Cabrera, licenciada en Trabajo Social). El centro además cuenta con entrenador físico y acompañantes terapéuticos junto al resto del personal.
…………

Actividades


Los integrantes del grupo terapéutico reciben las siguientes prestaciones:
Psicoterapia Individual
Psicoterapia Grupal
Psicoterapia Familiar
Psicoterapia Multifamiliar
Supervisión Psiquiátrica
Farmacoterapia (si correspondiera)
Control Clínico
Entrenamiento Físico (Crossfitt, yoga terapéutico y box recreativo, entre otros)
Orientación Vocacional
Entrenamiento de habilidades sociales (Psicoeducación)
Talleres de calidad de vida
Talleres de producción y proyectos
Acción Comunitaria (hacer el bien es curativo)
Acompañamiento Socio Ambiental
Grupos de capacitación en manejo de situación para padres y familiares
CUADRITO
CONTACTO
Para acordar un encuentro se podrá contactar por correo: solevc@outlook.com, o por mensajes a nuestra página de Facebook Instituto Preventor o por Twitter @institutopreventor.
 

Más Noticias