Por las subas de combustible, la gente carga menos y optimiza

Se dejaron de lado las premium y la mayor demanda es de súper. Los tanques llenos ya no existen.

POLITICA-ECONOMIA | 

Junto con la inflación, los hábitos de los consumidores comenzaron a cambiar para tratar de hacer frente a la economía que impacta a diario en el bolsillo. Con las actualizaciones prácticamente semanales de los valores de los combustibles, los catamarqueños comenzaron a ingeniárselas para que no morir en el intento de llegar a fin de mes. En una recorrida realizada por El Ancasti en diferentes estaciones de servicio, los usuarios relataron las medidas que aplican para cargar y poder continuar trasladándose con sus propios vehículos, que van desde cargar combustibles más baratos, cargar lo justo y necesario, y hasta usar menos la tarjeta.

Los playeros señalaron que la demanda de los combustibles premium quedaron de lado por los altos costos. Es que un litro de cualquier bandera de los refinados cuesta no menos de $46. “Hoy la gente carga más la súper”, comentó un encargado de playa. Cargar solo dos litros de una nafta Premium demanda nada menos que contar con $100 en el bolsillo.

Las cargas a tanque lleno dejaron de existir y el promedio que se maneja es de entre $200 y $500 para los automóviles; y entre $50 y $100 para las motos. Mientras que antes la financiación de las tarjetas suplía la falta de efectivo, los usuarios también fueron cambiando el uso del plástico, debido a los altos costos que genera la financiación, por lo que la mayor parte se decide a cargar solo lo que tiene en mano, aunque los consultados aseguraron que la semana pasada, alertados por una falsa noticia de que las estaciones de servicio dejarían de vender combustibles en forma provisoria, llegaron muchos clientes con tarjeta en mano para financiar la operación.

Una de las estrategias es optar por cargar sólo cuando las tarjetas tienen promociones, aunque la que más se utiliza es la de mantenerse en alerta a los aumentos. Según relataron los trabajadores del sector, la mayor parte de los usuarios está atenta a los anuncios de suba y ese día previo la demanda crece.

Para los encargados la demanda bajó, pero es un insumo necesario para la población, por lo que la disminución no tuvo un gran impacto y se equilibra con el aumento. Los altos costos de los combustibles lógicamente repercuten en el servicio de autos de alquiler, donde las naftas y el GNC son un insumo fundamental.

Taxistas
Debido a las subas, que si bien no impactan en gran medida en el valor del GNC, pero sí en otros insumos como repuestos y en los mismos impuestos que se pagan, varios taxistas señalaron que optaron por trabajar solos y no contratar choferes. “Ya no alcanza para pagar a otro, la mayoría de los dueños prefiere trabajar solo”, comentó un trabajador. Llenar un tanque grande de GNC tiene un costo aproximado de $190 y la mayoría debe realizar más de una carga al día, teniendo en cuenta que el vehículo trabaje solo un promedio de 8 a 10 horas por jornada. A los altos costos, se suma una importante baja en la demanda por el servicio que se estima en un 30%  y que se acentuó en las últimas semanas, debido al impacto de la crisis económica. “La gente toma un taxi solo por mucha necesidad. Prefieren caminar o tomarse el colectivo para grandes distancias y es entendible”, comentó otro trabajador.

Casos testigo
Héctor, quien desde hace años trabaja como cadete, comentó a El Ancasti, que ya no tiene la posibilidad de llenar el tanque de su moto y que opta por cargar a diario a medida de la necesidad. “Yo cargo entre $100 y $150, según haga falta para trabajar. Hace rato que no cargo el tanque lleno, que más o menos debe estar en los $400”, dijo. Para el trabajador, “es una barbaridad”, la suba en el precio y dijo que cada vez que le toca cargar combustible es "una sorpresa".

Víctor, otro de los usuarios señaló que siempre opta por la nafta súper, ya que las premium son casi imposibles. El jubilado, que tiene un Falcon, dijo que desde hace tiempo carga por semana entre $500 y $1000, que cada vez rinden menos.

Mónica, otra motociclista que habló con El Ancasti, se mostró molesta con las medidas tomadas por el gobierno en un insumo tan sensible como es el combustible para la clase trabajadora. “Macri piensa que todos somos millonarios”, dijo la mujer molesta por los aumentos constantes en las naftas, y aseguró que solo carga entre $50 y $100 para tener en que movilizarse.

Más Noticias