Nahir Galarza ya está en la cárcel de mujeres de Paraná

Cumple una condena de prisión perpetua por la muerte de su novio, Fernando Pastorizzo.

POLICIALES | 

Nahir Galarza, la joven condenada a prisión perpetua por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo, fue trasladada en la madrugada de ayer a la cárcel de mujeres de Paraná. Un día antes de su cumpleaños número 20, Galarza fue llevada desde la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú, donde se encontraba detenida desde enero pasado, a la Unidad Penal 6 de la capital entrerriana.

Poco después de las 7, el móvil policial que había partido a las 4 de Gualeguaychú con la joven a bordo, llegó a las puertas de la cárcel paranaense, donde ya se encontraban sus padres, Yamina Kroh y el oficial de policía Marcelo Galarza. La joven, que fue condenada por "homicidio agravado por el vínculo" en primera instancia, iba a ser sometida a una serie de exámenes psicológicos y psiquiátricos durante la jornada, para determinar el pabellón del penal en el que será alojada. 

El traslado implica un fuerte revés para Nahir más allá del hecho de que va por primera vez a una cárcel común: la defensa de la joven con el abogado Horacio Dargainz apostaba a que fuese encerrada en la Unidad N°9 de Gualeguaychú, una cárcel modelo con granja, 70 hectáreas de terreno y dormitorios en vez de pabellones, cerca de su familia como lo había estado durante los ocho meses en la Comisaría del Menor con visitas semanales de su madre, padre y hermanos, en una celda de tres metros por tres con una mesa de cemento y un pequeño ventiluz, medicada ocasionalmente con clonazepam. Su mamá le llevaba tuppers con bizcochuelo, libros y revistas.

Sin embargo, aseguran fuentes tribunalicias en Gualeguaychú, la Cámara de Casación local decidió que la joven sea finalmente reubicada en el Penal N°6 ya que "la cárcel-granja no está preparada para recibir a una detenida que potencialmente pueda generar problemas con otros internos". El problema no es Nahir misma, que como detenida tuvo históricamente buena conducta y un vínculo afable con las mujeres policías que la rodeaban en su encierro, sino los demás. Los ocho meses en la Comisaría son una irregularidad de cara a la acordada del Superior Tribunal entrerriano que prohíbe que los detenidos y procesados pasen más de 30 días en una celda policial.

En principio se especulaba con que sus compañeras podían llegar a ser Griselda Bordeira, una policía involucrada en un caso de narcotráfico, y otras dos mujeres, que son esposas de miembros de la fuerza. Esa medida se tomaría para evitar que Galarza sufra represalias por parte de otras presas por tratarse de la hija de un oficial de la Policía provincial.

El director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, Marcelo Sánchez, explicó que no habrá excepciones en el trato a la joven. El funcionario indicó que tanto Galarza como el resto de las reclusas "tienen asegurado el derecho a estudiar y trabajar".

El crimen de Fernando Pastorizzo, de 20 años, ocurrió el 29 de diciembre de 2017 alrededor de las 5 y Galarza, que primeramente dio su versión de los hechos, confesó horas más tarde haber sido la autora de los disparos.

Más Noticias