Lo bueno, lo malo y lo feo

OPINION | 

400 años de la Virgen del Valle (1620-2020)

Señor Director:

Con la esperanza puesta en la gracia de Dios, nos aprestamos a celebrar los gloriosos cuatrocientos años de haberse enterado de que los indios de los pueblos de Choya, en las lomadas de un cordón del Ambato, cercanos al pueblo chacarero, se veneraba una imagen, que a partir de entonces y gracias al español contratista de indios con los productores chacareros, Don Manuel de Salazar, Dios nos legó a nuestra protectora y milagrosa Morena del Valle, quien hasta hoy nos cobija con su sagrado manto.

Ante la proximidad de este importante acontecimiento es que deseo expresar lo siguiente: nuestra ciudad debe vestirse de fiesta, tanto en lo espiritual, como en su aspecto físico, hacerlo con el tiempo suficiente para con ello mostrar la absoluta devoción que sentimos el pueblo de Catamarca a nuestra Madre Morena, todos unidos: Gobierno, municipios, iglesias, escuelas, clubes, centros vecinales y los vecinos de toda Catamarca, expresemos el amor y agradecimiento que ella nos brinda.

Desde ahora, comenzar con los trabajos que demandan: las instalaciones de La Gruta, donde los peregrinos y todos los que vengan para esta ocasión encuentren un lugar agradable para permanecer un momento, en oportunidad de visitar a la Virgen en su Gruta, también completar trabajos de la avenida, parquización de los espacios verdes, mejoramiento de las plazoletas de los barrios adyacentes, etc. El compromiso de colaboración de todos los vecinos debe estar presente en todo momento, para evitar sobresaltos o sorpresas y evitar así cualquier inconveniente y lograr solucionarlo con antelación.

Embellecer los lugares con jardines (como los hacen en otras provincias), con plantas, iluminación, crear hábitos de limpieza y cuidado, lograr la presencia de personal especialmente capacitado para dar información o datos de interés a los promesantes, peregrinos y toda otra persona que llegue al lugar, establecer con la debida indicación los lugares destinados a estacionamiento, lugares de expendio de comidas, quioscos, baños, etc.

Por último, tengamos en cuenta el slogan “Catamarca, residencia de la simpatía”, que el estado anímico de los vecinos esté presente, con espíritu festivo y devoción mariana permanente, que todo sea alegría, amor, que entonen cánticos, que griten, que lloren con fe, esperanza y gozo, que la Virgen viva en cada uno de nosotros, que cantemos con alegría a nuestra Madre, a la Madre de todos, que así sea. Gracias. Muchas Gracias.

Hidalgo Ávalos
DNI 6.948.752

Más Noticias