La imagen

OPINION | 

LA TRISTE REALIDAD. A pesar de las forzadas expresiones de optimismo de los funcionarios del Gobierno nacional, así como de sus aliados, la crisis social y económica es indisimulable. Aumentos constantes de los combustibles, así como de las tarifas de los servicios, cierre de comercios y fábricas, obliga a las familias a tener que agudizar el ingenio a la hora de elegir dónde comprar y qué comestibles llevar. En los últimos 60 días los precios de los principales productos de una canasta básica aumentaron un 13% en promedio.

Más Noticias