Jefe de gabinete fue denunciado por acoso sexual

El funcionario le pedía favores sexuales a una mujer a cambio de soluciones a diversas problemáticas.

POLICIALES | 

Se suscitó un verdadero escándalo en el Municipio de Avellaneda, desencadenado por una serie de causas judiciales que investigan una denuncia de acoso sexual contra uno de sus principales funcionarios. El destinatario de la grave acusación es el jefe de gabinete del distrito, apuntado por una vecina de exigirle sexo a cambio de resolver las problemáticas sociales de su barrio.

Por lo tanto, la mujer acudió a la justicia tras reiteradas manifestaciones similares. Sin embargo, por su denuncia, comenzó a ser blanco de persecuciones y amenazas, que la impulsaron a abandonar su vivienda y alejarse de Avellaneda. En 2015 comenzó el calvario de Samantha Rojas, quien por ese entonces encabezó las demandas vecinales de su barrio en el partido de Avellaneda.

En principio, sus pedidos fueron satisfechos, hasta que "se me acercó Alejo Chornobroff, quien en ese tiempo era encargado de los asuntos barriales", relató a Crónica la propia denunciante. En aquella oportunidad, Samantha detalló que "me tiró onda, me decía que le gustaba y a pesar de que yo le aclaraba que estaba casada y tenía hijos, él me respondía que no le importaba".

A partir de entonces, "empezó a perseguirme por todas partes, a investigarme, hasta me pinchó el teléfono y me mandaba a seguir por la policía local", agregó la joven. Bajo esa obsesión, según consta en las denuncias efectuadas por Rojas, el actual jefe de gabinete municipal a cambio de satisfacer los pedidos vecinales que la mujer le transmitía, "me hacía insinuaciones sexuales cuando yo le reclamaba los insumos que necesitábamos. Por ejemplo un día me citó al despacho y terminó excitado, se le notaba, y me pidió que lo abrace".

En consecuencia, la representante barrial, cansada de tan aberrantes manifestaciones, acudió a la justicia, radicando su acusación contra Chornobroff, que derivó en tres investigaciones por abuso y amenazas en el Juzgado de Garantías N° 9 de Avellaneda y en el Juzgado de Garantías N° 6 de Lomas de Zamora.

No obstante recurrir a los tribunales desencadenó el infierno de Samantha, marcado por las amenazas, las persecuciones y los hostigamientos. Al respecto, la mujer dejó en claro que "los allegados de él me violentan, me denigran todo el tiempo con expresiones horribles y es toda gente vinculada al municipio. Es terrible porque tiene a su lado al Estado, que en vez de protegerme, me vulnera todo el tiempo".

Por este panorama desolador y alarmante, Rojas no encontró otra opción que abandonar Avellaneda y encontrar residencia lejos, dejando toda una vida atrás. En este sentido, la denunciante reconoció que "me mudé porque a mi esposo le rompieron el auto, agredieron a mi familia y amenazaron a mis hijos". Por si fuera poco, "sigue persiguiéndome hasta que me vuelva loca, perdí la intimidad".

Este viernes serán citados en la dependencia judicial de Lomas de Zamora los testigos presentados por la mujer con el afán de agilizar la causa, en busca de culminar su tormento.

Más Noticias