Increíble: abuelos robaron el semen de su hijo muerto para crear un nieto de diseño

El hombre, de 26, años, falleció en 2014 en un accidente de auto y jamás firmó el consentimiento para que extraigan su esperma. La historia.

INTERNACIONAL | 

Son abuelos jóvenes, millonarios y polémicos. Hace una semana que el caso salió a la luz y continúa el "blindaje" mediático de sus identidades. Pero sí se sabe qué hicieron. Esta pareja de británicos "robó" el esperma de su único hijo, que falleció hace cuatro años en un accidente de moto, para crear un nieto de diseño. La polémica tiene varias aristas. ¿Los abuelos fueron egoístas? ¿Quisieron tener un "nuevo hijo"? ¿Este bebé sólo es para que haya un heredero de esta fortuna?

No hay datos sobre si el hijo fallecido, de 26 años, tenía intenciones de ser padre. Lo único certero es que los espermatozoides fueron extraídos de su cadáver tres días después de su fallecimiento. Luego permanecieron congelados durante un año y enviados a Estados Unidos, donde los abuelos recurrieron a una donante de óvulos y a un vientre subrogado. 

Según los especialistas, el esperma continúa apto para su preservación hasta 72 horas después de la muerte. Pero la historia no sólo es "extraña" por esto, sino que generó un gran debate en el Reino Unido, ya que el padre fallecido jamás firmó una autorización previa para que congelen su esperma y lo utilicen para concebir. Y no todo termina ahí: como las leyes británicas no lo permiten, el líquido seminal viajó hasta una clínica estadounidense que sí habilita la posibilidad de seleccionar el género del bebé, algo ilegal en Inglaterra.

El médico David Smotrich fue el encargado de realizar la fecundación in vitro en la clínica La Jolla IVF, de San Diego, California, y aseguró que desconocía que los padres no contaban con al autorización de su hijo para realizar la gestación. También reconoció que la propuesta era "inusual".

"Fue un honor poder ayudarlos en una situación tan trágica. Ellos decían que así lo hubiese querido su hijo", agregó. Entre los detalles que publica Daily Mail, el médico señaló que la pareja fue muy estricta a la hora de elegir el óvulo.

"No podía ser cualquiera. Debía pertenecer a la mujer que ellos creían que podría haberse casado con su hijo, por lo que la selección fue exhaustiva. Ellos pedían un nivel de estudios determinado, además de una apariencia física definida y un elevado nivel intelectual", publicó ese medio.

A partir del semen obtenido post mortem se crearon cuatro embriones para que el matrimonio pudiera elegir uno. El vientre subrogado y la mujer que donó su óvulo son estadounidenses, y el proceso costó más de 100 mil dólares. Finalmente, los abuelos millonarios volvieron al Reino Unido con su nieto.

En Argentina, hubo un caso con ciertas similitudes que fue dirimido por la Justicia. Una mujer logró que la autorizaran a extraerle esperma a su marido, víctima en 2011 en la tragedia de Flores, nueve horas después de su muerte. Cinco años más tarde, una jueza avaló que se sometiera a una inseminación.

Más Noticias