Historia repetida: nuevamente hubo incidentes en el juicio por el crimen de Gastón Castro

Al igual que ayer, las familias se cruzaron y se arrojaron elementos contundentes que pusieron en riesgo a los ocasionales transeúntes. Por el crimen sin juzgados los hermanos Ponce.

POLICIALES | 

Las inmediaciones de Fiscalía volvieron a ser el escenario de un nuevo y violento cruce entre las familias Ponce y Castro, quienes, al igual que en el día de ayer, se arrojaron elementos contundentes y pusieron en riesgo la vida de transeúntes. 

Al parecer, los hechos ocurridos el martes no fueron tenidos en cuenta por la policía de la provincia que nuevamente falló en el operativo realizado, permitiendo que las familias se crucen cuando los hermanos Ponce, que llegaron al debate en libertad, se retiraban por calle Junín y fueron increpados por familiares de Castro, lo que desató los desmanes. 

Afortunadamente, luego de unos minutos, se pudo controlar la situación y no hubo que lamentar heridos. 

Ángel y Gabriel Ponce son hermanos y ocupan el banquillo de los acusados. Ambos están imputados por el delito de “homicidio preterintencional”. La víctima era Gastón Castro y la muerte se produjo en abril del año pasado en la zona sur de la Capital. El joven habría sido golpeado y un disparo con un arma de aire comprimido habría resultado fatal. En la primera audiencia, los hermanos no quisieron declarar.

El debate pasó a un cuarto intermedio para el próximo miércoles. 

El rifle

El licenciado en Criminalística y perito oficial, Lucas Álvarez Carrizo, retomó este miércoles la ronda de preguntas que se frustró ayer por los enfrentamientos entre familiares de los imputados y de la víctima.

Álvarez Carrizo detalló las características del rifle de aire comprimido –que fue exhibido en la sala- y respondió a las consultas que habían quedado pendientes durante la suspendida audiencia de ayer.

 

 

También declaró un adolescente que reconoció que estuvo con Gastón Castro (19) y otra persona más, la madrugada del miércoles 18 de abril del año pasado.   

El muchacho dijo que salió corriendo hacia su casa luego de recibir una trompada de uno de los integrantes de la familia Ponce y que se enteró al día siguiente del fallecimiento de su amigo.

Admitió, además, que ingresaron a la casa de los imputados pero que no robaron nada. 

 

Más Noticias