Frutos secos: el "boom" que cambió los hábitos

Los nutricionistas los recomiendan por sus múltiples beneficios. Colaboran en la pérdida de peso.

INFO-GRAL | 

Desde hace más de un año que en la ciudad se observa un marcado crecimiento de los locales que venden productos alimenticios naturales y dietéticos, entre los que se destacan la oferta de los frutos secos (almendras, nueces, maní, avellanas, semillas de distintos tipos, pasas de uva, entre otros). Éstos son elegidos cada vez más por la gente que opta por una alimentación saludable, una tendencia que está creciendo en Catamarca y en el país.

Según explica la nutricionista Patricia Perricone, este “boom” se debe a que se empezó a poner en valor la incorporación en las dietas de las grasas saludables. Además algunos frutos son recomendados para los deportistas, por su capacidad para la recuperación de la energía. Los frutos secos tienen alto contenido en ácidos grasos, bajo contenido de grasas saturadas o “peligrosas”, no tienen colesterol y tienen molécula que contribuyen a su disminución, son ricos en vitamina E, ácido fólico, cobre y magnesio.

$35

Es el precio aproximado que cuestan los 100 gr. de frutos secos. Se pueden armar mix personalizados. Los especialistas recomiendan consumir entre 30 y 40 gr. por día.

“Son productos que tienen una buena dosis de proteínas, tienen grasas saludables, de la familia de los omega, que son cardioprotectoras y tienen numerosas funcionas, pero principalmente protegen el sistema cardiovascular. Además dan un muy buen valor de saciedad. Hay estudios con evidencia científica que indican que una porción de 30 o 40 gramos de frutas secas al día (para una dieta de 2.000 calorías), agilizan el proceso de la pérdida de peso” detalló.

EL ANCASTI recorrió algunos locales que venden productos naturales y dietéticos, donde remarcaron que al menos desde hace un año se notó el “boom” de las ventas en los frutos secos, el producto que “más sale”. Mónica Martínez, quien tiene el local “Tu Alma Zen” desde hace 4 años, admitió que “aumentó bastante” la venta de frutos secos. Allí por $35 los 100 gramos se pueden elaborar mix de frutos o consumir los que ya vienen elaborados con distintas variedades. “La gente tomó conciencia de la importancia de la alimentación sana. Mucha gente ahora es vegetariana y consume los frutos, vienen deportistas. Incluso algunos chicos que salen de los colegios vienen y buscan los frutos secos, los han incorporado” contó. La mayoría de los productos es traída de Córdoba, excepto las nueces que son de Mutquín (Pomán) y las pasas de uva, de Fiambalá.

Por su parte, Maximiliano Ávila, propietario del almacén saludable “Nukkanchis”, explicó que “hay una tendencia de la gente a comer más sano y aportar más nutrientes a su dieta”. Cuando se le consulta qué productos de su almacén son los que más se venden, no duda: los frutos secos. “Son muy buenos para una colación de media mañana o la tarde” detalla. Allí también se pueden conseguir por $35 los 100 gr. Y tienen días con promociones de descuentos. Las pastas de maní, las hamburguesas de quinoa y otros alimentos naturales para veganos completan el listado de productos que más requiere la gente.

Un impulso a lo natural

Para Perricone, los frutos secos son una muy buena opción para incorporarlos como colación dentro de la dieta diaria de las personas que pretenden mantener o perder peso. Igualmente indicó que este fenómeno está relacionado con una nueva “movida” dentro de los profesionales de la nutrición, quienes promueven el consumo de alimentos “de la forma más natural posible”. Es que las nuevas guías alimentarias para la población argentina incluyen los frutos secos. “Se está tendiendo a volver a las cosas en su envase natural. Se busca dejar de consumir tantos productos que vienen procesados con productos químicos y aditivos. Todos los nutricionistas vamos en concordancia con promover este tipo de alimentos” remarcó.

Además, resaltó que si bien el consumo de estos alimentos es sumamente positivo, se debe tener cuidado porque pueden no tener la misma asimilación en cada organismo. Es que algunos de los frutos secos son muy alérgenos. Una recomendación para aquellos que no consumieron nunca este tipo de productos es que lo hagan en pequeñas cantidades y en horarios de la mañana y el mediodía.
Por otra parte, Perricone recomendó que las porciones deben ser controladas, porque puede haber un exceso de aportes calóricos al organismo. “Consumidos en pequeñas porciones son muy valiosos para incluirlos en la dieta diaria, ya sea solo o acompañados con pasas, yogur, avena o frutas frescas, lo que harían un desayuno o merienda muy completa” indicó. “Se debe incorporar la mayor cantidad de alimentos sanos. Ningún alimento por si solo genera un cambio total en el estado de salud, es una sumatoria de cosas buenas las que generan un resultado positivo" concluyó.

Su consumo genera grandes perspectivas económicas

Recientemente el portal Infobae publicó un informe en base a un artículo publicado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que indicaba que en el norte de la Patagonia, el Valle Inferior del Río Negro es la principal zona productora de avellanas y nueces por sus condiciones agroclimáticas, y lo interesante es que "la creciente demanda mundial de los frutos secos asegura grandes perspectivas económicas".

El artículo señala que actualmente hay una tendencia mundial hacia una alimentación más saludable en la que consumidores más exigentes y sofisticados demandan cada vez más productos naturales, seguros y funcionales. Aquí, los frutos secos  juegan en primera por los innumerables beneficios que proporcionan.

Rodolfo Bouhier, técnico del INTA Valle Inferior del Río Negro, aseguró que "los frutos secos están ganando mercados que antes no tenían por sus cualidades alimentarias, lo cual indica un incremento del consumo per cápita a escala mundial, con probabilidad de que continúe aumentando". Para Bouhier, esto se traduce en grandes perspectivas económicas para una actividad que se expande en la región.

Calidad de exportación

De acuerdo con el técnico, tanto los avellanos como los nogales producidos en el Valle Inferior del Río Negro se destacan por ser frutos de variedades comerciales modernas y de muy buena calidad, requeridas por los mercados más exigentes.

Ante este escenario, para tomar dimensión de la presencia de los frutos secos Made in Argentina en el mundo, Infobae consultó a la Secretaría de Mercados Agroindustriales. Según los datos proporcionados, en 2017 se exportaron 3.245 toneladas de nueces de nogal con y sin cáscara a Italia, Turquía, Países Bajos, Emiratos Árabes, Brasil, Uruguay, entre otros; se enviaron 397 toneladas de pistachos con y sin cáscara a Brasil, Italia, Colombia, Uruguay, y 247 toneladas de nuez pecan a Vietnam, Hong Kong y Argelia.

Desde el punto de vista productivo, para Bouhier, los frutos secos tienen ventajas frente a la fruticultura tradicional de la región, y argumentó: "Especialmente por su alta demanda y rentabilidad, sus menores requerimientos de mano de obra e insumos y la prolongada conservación del producto".   

Más Noticias