Falleció la presentadora de la BBC que se había despedido de sus seguidores

Rachael Bland había anticipado a sus oyentes de la BBC Radio que moriría pronto.

INTERNACIONAL | 

La periodista Rachael Bland, de la BBC Radio, murió esta mañana tras combatir durante más de dos años contra un cáncer de mama. El deceso de la mujer de 40 años fue anunciado por su familia por medio de un comunicado en la cuenta de Twitter de la presentadora.

"Nuestra bella y valiente Rachael murió pacíficamente esta mañana rodeada de su familia cercana. Estamos tristes, pero ella quería que agradeciéramos a todos los que se interesaron por su historia o enviaron mensajes de apoyo. Nunca sabrán lo mucho que significaron para ella. Steve y Freddie."

Ese fue el comunicado que Steve Bland publicó para anunciar la triste noticia. Ambos estaban casados desde hacía cinco años y tenían un hijo, Freddie, de dos.


Es justamente a Freddie a quien su madre quería cumplirle un deseo propio: poder escribirle sus memorias, la historia de su vida, para que el niño pudiera saber quién fue ella durante 40 años y conocer cuánto lo amaba.

Lamentablemente, la biografía no pudo ser completada. En las últimas horas, la enfermedad avanzó súbitamente obligando a Rachael a dejar su trabajo y su última misión.

Todo empezó en 2016, cuando detectó un bulto del tamaño de una nuez en uno de sus senos. Fue de inmediato al médico, pero estaba tranquila. Pensaba que a lo sumo le sacarían ese pequeño quiste. Pero después de los primeros análisis le dieron la peor noticia: era un tumor maligno.

Para despedirse de su público, eligió su perfil de Twitter. Y una frase de Frank Sinatra. "En palabras del legendario Frank S, me temo que ha llegado el momento, mis amigos. Y de repente. Me dijeron que solo tengo días. Es muy surrealista. Muchas gracias por todo el apoyo que he recibido. Debs y Iozz continuarán con el podcast #youmebigc. Au revoir, mis amigos", relató en su saludo final.

"La muerte de Rachael ha dejado un gran agujero en nuestra pequeña y perfecta familia que nunca podremos llenar", dijo Steve. "Era una locutora increíblemente talentosa, además de una hija, hermana, tía, sobrina, esposa y, lo que era más importante para ella, una madre para su querido Freddie", añadió el hombre, con el corazón destrozado.

Por último, Steve pidió reserva. "Solo pedimos que todos respeten la privacidad de nuestra familia mientras intentamos lidiar con la pérdida de nuestra hermosa niña".

Más Noticias