El PJ endurece su postura para aprobar el presupuesto

Piden que el Gobierno incremente la recaudación quitandole ingresos a los sectores socios.

POLITICA-ECONOMIA | 

BUENOS AIRES- El peronismo no kirchnerista, "racional", que aglutina a la mayoría de losgobernadores y legisladores nacionales, endurecerá sus condiciones para aprobar el presupuesto 2019 en el Congreso. La corrida cambiaria de la última semana y la crisis económica consecuente puso a las negociaciones con el Gobierno en un "stand by" y los avances logrados en las últimas semanas volvieron a foja cero. Es que consideran que es imposible acordar un presupuesto cuando todas las previsiones macroeconómicas (inflación, déficit, tipo de cambio) quedaron en el limbo.
En el peronismo no kirchnerista predomina la prudencia y la voluntad de acompañar al Gobierno en esta situación compleja de la economía. Pero la crisis cambiaria que estalló el jueves pasado marcó un punto de inflexión: si hasta el miércoles pasado había casi certeza de que la sanción del presupuesto 2019 era un hecho y que, a lo sumo, el PJ propondría algunos cambios al texto, ahora impera la lógica inversa: si previamente el Gobierno no adopta cambios drásticos en materia económica, la sanción de presupuesto se hará difícil. Sobre todo en el Senado.

El diagnóstico del peronismo es que el Gobierno no tiene un plan económico. Advierten que el único plan al que se atiene es el que le marca el Fondo Monetario Internacional (FMI) de quien espera el financiamiento de la deuda en los próximos dos años. A cambio, las condiciones serán más duras: de la meta de déficit primario del 1.3% del PBI en 2019 ahora se pretende llegar a una situación de equilibrio en 2019. Esto implicará un ajuste del gasto público mucho más drástico (superior a los $300.000 millones originales) y mayor recesión.

Desde el peronismo insisten en que de la crisis no se sale sólo con un ajuste del gasto. Es fundamental también mejorar el nivel de los ingresos, lo que significa subir impuestos o suspender exenciones.  Básicamente desde el PJ pretenden que el Gobierno le "meta la mano" a a aquellos sectores económicos aliados a su gestión a los que benefició fiscalmente desde el inicio de su mandato. En concreto, la base electoral más genuina de Cambiemos: el campo, la minería y los sectores empresarios y financieros.
La receta que propone el peronismo consiste en suspender la baja a las retenciones al campo. La suspensión de la baja de alícuota del Impuesto a las Ganancias de 35% a 30% y restituir la alícuota del 1% en Bienes Personales aplicables a cuentas, sociedades e inmuebles en el exterior lo que implicaría una recaudación adicional de $25.500 millones.
 
Opiniones

"Las negociaciones (por el presupuesto 2019) están en la nada. Sin parámetros macroeconómicos definidos ni un plan económico que revele adónde quiere ir el Gobierno es imposible la discusión", sostuvo el diputado Marco Lavagna (Frente Renovador).

"En el marco de la crisis económica y cambiaria y las nuevas metas fiscales que supuestamente plantea el equipo económico, hablar del presupuesto es una imprudencia. Todo lo que afirmemos es en el plano de lo hipotético: hasta que el ministro no presente un nuevo plan económico no podemos emitir opinión", enfatizó el diputado Diego Bossio (Argentina Federal).

"La situación del país es muy delicada y hay que actuar con responsabilidad. El Gobierno debería convocar a una mesa de diálogo con los principales sectores de la Argentina; no puede salir de esta crisis solo. Y, paralelamente, debe construir un plan económico; es cierto que hay que bajar el déficit fiscal, pero no se puede practicar el ajuste sin crecimiento", apuntó, por su lado, el jefe del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner.

Más Noticias