Débitos realizados sin permiso causaron un perjuicio económico

Un ex empleado del Banco Nación de Recreo fue condenado, pero con una pena en suspenso.

POLICIALES | 

Para los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF), Pablo Augusto Merep cometió un “perjuicio económico al Banco de la Nación Argentina, fruto de los distintos movimientos de débitos realizados en las diferentes cuentas de los clientes utilizadas sin su autorización”. Por ello lo condenaron el pasado 17 de agosto a la pena de tres años de prisión en suspenso. Además, se dispuso el pago de $215.552 y la inhabilitación especial perpetua. Merep se desempeñaba en un cargo jerárquico en el Banco de la Nación de la sucursal de Recreo, La Paz.

Luciano Rojas, su abogado defensor, había planteado la nulidad pero los magistrados del TOF, Adolfo Raúl Guzmán, Juan Carlos Reynaga y José Camilo Quiroga Uriburu, no hicieron lugar. De acuerdo con el fundamento del veredicto, el letrado defensor solicitó la nulidad de todos los actos procesales de manera amplia y genérica, sin acreditar ni especificar, en el caso concreto, cuáles serían los derechos o garantías violentados, sin detallar el perjuicio que le habría causado como tampoco qué derechos o acciones se vio privado de ejercer, tampoco sus pertinentes agravios.

“Los movimientos llevados a cabo por el acusado fueron realizados usufructuando de su posición en la estructura jerárquica de la sucursal del Banco de la Nación Argentina, ubicada en la ciudad de Recreo. Desplazó, sin documentación que lo autorice, una cantidad importante de dinero desde una cuenta judicial hacia otras cuentas que pertenecían a terceros particulares e incluso para el pago de tarjetas de crédito y una vez realizado dicho ardid procedía a retirar las mencionadas sumas de dinero para beneficio personal o acreditarlas para sus gastos”, remarcaron.

Los magistrados indicaron que los titulares de las cuentas bancarias fueron engañados en su buena fe al creer que el procesado les depositaba en sus cuentas bancarias dichas sumas en calidad de préstamos personales. Las declaraciones de los testigos fueron prueba contundente. “… Merep me pidió utilizar su cuenta. Dijo que el Banco le iba a acreditar un préstamo. Fueron cuatro movimientos de $24.000, $14.000 y $27.000 (y un tercero que) no recuerda bien… Él retiraba de su cuenta de la sucursal Catamarca. Retiraba los montos y los entregaba a su hermana”, detalló.

Para el TOF, el actuar desvalido de Merep fue un perjuicio económico al Banco de la Nación Argentina. Tales débitos no solo no tenían autorización sino que tampoco tenían respaldo documental alguno “y en reiteradas oportunidades por diferentes montos hasta llegar a una suma total de $ 215.552 trasladados al patrimonio del encartado Merep”.

Como consecuencia del análisis y de la respectiva valoración del conjunto de las pruebas, para los magistrados de TOF “surge de manera categórica el convencimiento de que el evento criminoso ha existido. El imputado Pablo Augusto Merep participó en el hecho por el cual fuera acusado por parte del Ministerio Público Fiscal, ya que se encuentra totalmente acreditado en audiencia de debate que el procesado realizó diferentes tipos de movimientos irregulares de dinero, con el cargo de contador de la sucursal Recreo, para obtener dinero de manera ilícita para beneficio netamente personal, causando con ello un perjuicio patrimonial a la institución bancaria”, se destacó.

Más Noticias