Conductor ebrio chocó un bar y aprovecharon para saquearlo

Personas que salían de bailar aprovecharon y se llevaron bebidas alcohólicas. Ocurrió en el barrio de Flores.

POLICIALES | 

Un conductor alcoholizado que dobló de manera imprevista en un lugar prohibido perdió el control de su automóvil y destruyó el frente de un bar y de una cámara de luz en el barrio porteño de Flores y como consecuencia de ello dos personas resultaron heridas.

El hecho se produjo minutos antes de las 6 en la esquina de las avenidas Nazca y Rivadavia y de acuerdo a las imágenes, el vehículo ingresó hasta el fondo del restaurante y confietería Clapton y lo frenó la baranda de una escalera varios metros adentro del local, casi donde están los baños.

Con el frente del bar todo destruido, personas que pasaban por allí, en su mayoría jóvenes alcoholizados que salían de los boliches bailables de la zona aprovecharon para meterse y sustraer bebidas alcohólicas.
Por causas que se desconocen, el conductor ebrio venía por Nazca y giró hacia Rivadavia, no frenó, se subió a la vereda y rompió el frente del comercio y una cámara de luz de la empresa Edenor.

La estructura de la entrada del local es de hierro, por lo que se estima que además de venir a alta velocidad en lugar de intentar aminorar la marcha habría acelerado.

Como consecuencia del hecho, dos personas resultaron heridas, las mismas se encontraban dentro del automóvil y fueron trasladadas al hospital Parmenio Piñero, mientras que un tercero resultó lastimado.

El episodio pudo ser una tragedia, ya que el restaurante estaba abierto y había gente en su interior, además que por la vereda, muy transitada a esa hora, no pasaba nadie en ese momento.
De hecho, dos clientes que estaban sentados vieron como se venía el automóvil y atinaron a levantarse y correrse a un costado para evitar ser impactados.

Asimismo, la cámara de luz de Edenor quedó destruida y los cables al aire libre haciendo algunos chispazos, por lo que personal de esa empresa arribó a la zona para comenzar con las tareas de reacondicionamiento.

De hecho, pidieron que nadie se acercara a la vereda y tuvieron que cortar el suministro eléctrico en toda la cuadra.

Pasadas las cinco horas, y luego de realizar las pericias correspondientes, personal de la comisaría 38va. de la Policía de la Ciudad y de tránsito procedieron a quitar el rodado de adentro de la confitería. 

Más Noticias