Brumec: “La donación de órganos es un doble acto de amor”

REVISTA-EXPRESS | 

Fuera del ámbito habitual en el que se mueve, el secretario de Deportes y Recreación, Maximiliano Brumec, accedió a hablar sobre una experiencia personal que marcó un antes y un después en su vida: el trasplante de riñón que recibió hace un par de años, el cual, contra todos los pronósticos, le permitió seguir trabajando a  buen ritmo y, sobre todo, descubrir otra visión sobre el desafío individual y familiar que implica este “renacimiento”.


“Yo tuve una insuficiencia renal hace muchos años. Los médicos me dijeron que tenía que ir a diálisis y a trasplante. Fue muy difícil. Los médicos me decían: 'No puedo entender cómo saliste de esto’. Y yo, por el contrario, me daba fuerza para salir adelante, luché contra todos los pronósticos y realmente fue una victoria”, explicó Brumec. “Ahí es donde aparecen tres valores importantes: tu fe -Dios-, tu familia y el deporte. A partir de ese momento es que tengo dos motivaciones en mi vida: mi familia y hacer algo por el otro”, señaló el funcionario en una reciente entrevista realizada en radio Valle Viejo, a propósito de los alcances de la Ley Justina en Catamarca.


“Hablo de mi familia porque si no hubiese estado mi esposa y mis hijos al lado mío, mi recuperación hubiese sido imposible. Y el deporte también fue fundamental. Justo cuando me trasplantaban, estaban los Juegos Olímpicos. Competía Federico Molinari, un gimnasta de anillas, fue el primer argentino en llegar a una final. Le decía 'Dale que vos podés', pero en realidad me lo decía a mí mismo. Ningún médico entendió cómo pude salir, pero yo sí lo puedo explicar”.


“La vida te pone pruebas y vos te podés superar constantemente. Hay adversidades, sí, hay luchas. Es un proceso. Yo trabajo 18 horas por día, todo lo que hemos logrado desde la gestión lo hice con esta condición. Estoy muy bien. No podemos evitar que las cosas nos sucedan pero sí cómo reaccionar frente a los obstáculos. Esto me hizo ver las cosas diferentes”, reflexionó  Brumec. “Yo les cuento mi experiencia, transmito un mensaje de esperanza. Viví muchas cosas difíciles, pero hoy estoy con el doble de fuerza”, aseguró. 


Consultado sobre cómo le cambió la vida esta condición, Brumec dejó su mensaje sobre la importancia de la donación órganos: “El gesto de amor viene de los dos lados, del donante vivo o de la familia que ante la  pérdida de un familiar decide salvar hasta siete vidas, y de quien recibe. Eso es lo importante. Te da vida, te da fuerza, pero por sobre todo es un gran acto de amor. Pensemos en el otro y hagámoslo”.


"La vocación de servicio tiene que estar, obstáculos tenemos, nos podemos equivocar, pero cuando uno hace las cosas con pasión, con amor, con energía, con fuerza, no hay nada que te voltee", concluyó.
 

Más Noticias