Aseguraron que la Policía golpeó y dejó inconsciente a su hijo

Los padres del joven de 19 años apuntaron contra el personal de la Comisaría Novena y radicaron una denuncia.

POLICIALES | 

Otra vez la Policía de Catamarca se ve envuelta en un confuso hecho de violencia. Los padres de un joven de apellido Molina, de 19 años, denunciaron en la Unidad Judicial Nº 9 a personal de la Comisaría Novena por una golpiza que le habrían propinado a su hijo el jueves por la noche en el barrio San Antonio Sur.

Fuentes policiales habían informado que el jueves por la noche este joven había agredido físicamente a un agente de policía, quien sufrió un corte en la mano izquierda con un cuchillo tipo ‘Tramontina’. El operativo se había iniciado a las 21.45, mientras personal de la comisaría indicada y efectivos del Grupo de Intervención Rápida (GIR- SUR) realizaban recorridos de prevención en inmediaciones de la plaza del barrio San Antonio Sur. Allí intentaron identificar a un joven, quien habría arrojado elementos contundentes contra la unidad móvil para luego darse a la fuga a pie. De esta manera, se inició una persecución que finalizó a los pocos metros con la aprehensión de este muchacho.

Sin embargo, Juan José, el padre del joven, junto con la madre se acercaron a este diario a dar su versión. Según ésta, el móvil de la Novena había ‘corrido’ a los chicos que estaban en esa plaza. El joven Molina y su papá estaban en su casa viendo un partido. “Entraron como siete u ocho y lo sacaron a él. Le desfiguraron la cara a él, que no tenía nada que ver; no estuvo en la plaza. Estaba en mi casa viendo el partido. Los otros chicos se juntan a consumir pegamento. Salieron todos, la Policía los corrió. No es un chico que se droga; no es un chico que roba. Les pregunté por qué hicieron así si él no ha hecho nada. Lo golpearon en el momento que lo sacaron de la casa y en la Novena parece que también se hicieron los pícaros. Anoche –por el viernes- lo largaron”, contó.

Luego, presentaron la denuncia contra el personal de la Comisaría Novena. Juan José señaló a un policía de esa dependencia. Aseguró que “toda la tarde fue a molestar a los chicos”. Ahora aseguró que su otro hijo tiene miedo y que no quiere hablar; hasta siente vergüenza de salir a la calle. “Dijo que cuando ingresó a la Novena estaba inconsciente, que no sabía dónde estaba del golpe que le dieron. No habla, no molesta, trabaja. Es un chico tranquilo pero esta vuelta la Policía se pasó. Según dicen, tenían ordenado entrar a la casa y sacar a quien quiera. Esta vuelta se abusó la Policía", remarcó.

La zona bolichera, otro "punto caliente"

Con el traslado de las locales bailables a la zona del Alto Fariñango, en el norte capitalino, el polo bolichero se convirtió en un improvisado ring de pelea. Es constante que durante los fines de semana se armen grescas callejeras en la madrugada, al término de cada baile.

Tal y como se publican en las crónicas policiales de los últimos meses, las peleas a la salida de los locales bailables son una constante. Según se indicó, por cada noche bolichera transitan alrededor de 3.000 personas entre seis emprendimientos gastronómicos. En sentido inverso, de acuerdo con información publicada en este diario en julio del año pasado, la fuerza policial apenas cuenta con 40 efectivos en total, de seis grupos distintos: Infantería, Infantería Femenina, GIR (Grupo de Intervención Rápida), Kappa, GAO (Grupo de Acción Operativa) y personal de la Comisaría Séptima.

Ante esta desproporción, el desborde es inminente. Los momentos de tensión se producen a las 3, cuando se realiza el primer despeje, y a las seis, a la salida.

En este sentido, se indicó que se presentó un proyecto para señalizar la avenida Arnoldo Castillo y convertirla en peatonal a partir de las 3. Por el momento, se habría logrado la señalización y que los vehículos no estacionen pasado ese horario.

También se señaló que a las 5 es el corte de barra –en los locales ya no se deben expender bebidas alcohólicas- pero se había observado que a las 6 la gente sale con los vasos llenos de bebidas etílicas.

Más Noticias