Policiales

Mañana indagarían a "Negro La Carpa" por homicidio agravado

EDICIÓN IMPRESA |  Los investigadores tratan de determinar en qué lugar ultimaron a Valdez y si es que el asesino contó con la colaboración de dos o más personas.

  • víctima. maría rita valdez (23) era mamá de dos niños.

 Francisco Andrés Quiroga, alias "Negro La Carpa" (51), pasó a calidad de detenido por el crimen de María Rita Valdez y sería indagado mañana en Fiscalía Penal. La imputación, aunque no fue confirmada oficialmente, sería la de homicidio doblemente agravado por el femicidio y alevosía.
En la mañana de ayer, los fiscales de la Unidad de Delitos Especiales consideraron que existían elementos de prueba suficientes para que Quiroga siga privado de su libertad, por lo que pasó de arrestado en averiguación del hecho a estar detenido.
Por otro lado, trascendió que personal policial secuestró ayer la motocicleta de "Negro La Carpa", en la que se sospecha habría llevado a Valdez el sábado 2 a la noche, cuando fue vista por última vez por unos testigos.

El hecho
El martes pasado, alrededor de las 17, dos personas encontraron en la zona de la cola del dique El Jumeal restos humanos que estaban flotando y dieron aviso a la Policía. Un trozo de muslo estaba sobre una piedra, a la orilla del agua, y las otras extremidades estaban flotando. En principio se creía que los restos pertenecían a un hombre, pero tras la autopsia se tuvo la certeza de que eran de una mujer.
El miércoles a la mañana fueron encontrados el brazo izquierdo, el cual estaba seccionado, y partes de una pierna. Desde ese momento, se mencionó la existencia de tres tatuajes, los cuales serían claves para poder identificar a la víctima.
Finalmente el jueves, la Unidad Especial dispuso que se difundan las fotografías de los tatuajes, aunque la medida fue cancelada tras el hallazgo de la cabeza.
Personal de la División Trata de Personas se encargó de identificar a la joven después que otras trabajadoras sexuales comentaran que no la veían desde hace más de dos días en cercanías a la Plaza 25 de Agosto, en donde solía tener su parada. Posteriormente la familia, tras la visualización de uno de los tatuajes, confirmó que se trataba de María Rita Valdez.
Amigas de ella y principalmente la madre de Valdez, Teresa Barros, les transmitieron a los investigadores la mala relación que tenía con Quiroga, a quien había denunciado en tres oportunidades por violencia doméstica. El dato más reciente, es del viernes 1º, cuando "Negro La Carpa" fue hasta el barrio Los Médanos, en la casa donde vivía la joven, y le reclamó la entrega de dinero. Ante la respuesta negativa, le advirtió a Barros que "entregaría a su hija en una bolsa de nailon".
Ese relato, el testimonio de personas que vieron a Valdez subir a la moto de Quiroga el sábado cerca de la medianoche y el de dos policías que patrullaban la zona del dique El Jumeal que lo vieron regresar solo a las 2 de la madrugada del domingo, hicieron que el nombre del "Negro La Carpa" cobre notable fuerza.
Por tal motivo, los pesquisas dispusieron la concreción de seis allanamientos simultáneos en domicilios de Valle Viejo y Capital, todos pertenecientes a personas del entorno de Quiroga.
En los procedimientos se encontraron prendas de vestir con manchas de sangre, además de sierras y otros elementos de corte. No obstante, Quiroga no fue localizado y se presentó espontáneamente junto a su abogado, Víctor García, el jueves a las 21 en Fiscalía.
Extraoficialmente trascendió que no se descarta la participación de dos o más personas en el aberrante crimen y en cuanto al posible escenario del ataque se maneja la hipótesis de que Valdez fue ultimada y descuartizada en un domicilio y que posteriormente los restos mutilados fueron arrojados a las aguas del dique. Sin embargo, las próximas horas serán vitales para echar luz acerca de cómo se gestó uno de los asesinatos más aberrantes de la historia policial local.


"Indio" Bulacios


Un claro antecedente a este caso fue lo ocurrido a fines de enero de 1996, cuando Gerónimo Melitón Bulacios asesinó a golpes y descuartizó a su pareja Mónica Coronel en una casa del barrio Eva Perón.
Arrojó en una bolsa tipo consorcio los restos y un mes después en un canal encontraron la pierna y el pie derechos. El resto del cuerpo fue encontrado en un basural cerca del río Ongolí.