Lo bueno, lo malo y lo feo

Un recuerdo de aquellos trabajadores viales

viernes, 06 de octubre de 2017 · 04:00:00 a.m.

Señor Director:

En razón de que ayer 5 de octubre, se festejó el “Día del Camino” quisiera homenajear a mi padre fallecido hace 35 años, quien fuera uno de esos esforzados trabajadores de pico y pala.
Su nombre era Lucio Nicanor Vega.
Junto a sus compañeros cubrían toda la ruta que unía la cumbre hasta Tintigasta y les llamaban “los camineros”. Entre los que recuerdo siendo niño eran además Segundo Rodríguez, Solano Rodríguez, Montenegro y Gamaliel Rodríguez, entre otros.
Trabajaban de sol a sol porque no había maquinaria o era muy escasa y difícil que llegara a esas latitudes, cada uno tenía un tramo de diez km… y a cada uno de ellos Vialidad les construía su pequeña vivienda que denominaban “casilla”, y así con el nombre del trabajador identificaban el lugar y servían de referencia a los campesinos que buscaban a sus animales en época de verano a lo largo y ancho de esas hermosas cumbres que, desde sus alturas conforman un mirador natural preferencial que no tiene semejanza.
Quien escribe nació en esa serranía y estoy muy orgulloso de que haya sido así, pues hoy; de las muy pocas personas ancianas que aún viven recuerdan el lugar como la “casilla de Don Lucio”. Ellos se fueron contando a sus descendientes y más aún en la época de las festividades de Nuestra Señora del Valle, pues allí era una parada obligatoria refrescarse con agua pura de tinaja, fresca y reconfortante para los cientos de peregrinos que caminaban a honrar a la morena Virgen del Valle.
Que este presente sea un reconocimiento a este puñado de personajes anónimos para la mayoría que fueron grandes referentes, por el trabajo duro y silencioso que les tocó hacer para unir todos los pueblos y lugares de mi querida provincia. Que Dios los tenga en su gloria.
¡Felicitaciones a todos los viales en su día!

Lucio Vega Melian
DNI 7.659.685 
 

Otras Noticias