en buenos aires

Macabro: mató a un jubilado como ofrenda para San La Muerte y lo delató su novia

El testimonio de una adolescente embarazada fue clave para detener al asesino y a su hermano.
viernes, 29 de septiembre de 2017 · 11:59:00 a.m.

Un mes después del asesinato de un jubilado chileno de 77 años que conmovió a la localidad bonaerense de San Nicolás, la policía detuvo dos hermanos, de 28 y 25, con antecedentes penales. Los delató la novia del mayor, quien además dejó al descubierto el verdadero motivo del crimen: fue una ofrenda para San La Muerte.

La chica, adolescente y embarazada, vivía con miedo y amenazada. Hasta que el martes pasado no pudo seguir guardando silencio y le confesó a su mamá que su pareja había matado al vecino. Su testimonio llegó a oídos de un policía y se convirtió en la clave para cerrar el caso.

Desiderio de la Luz Nahuel Hual Benítez no era la persona que el asesino buscaba. A quien en realidad quería matar era otro inquilino del complejo habitacional de Las Rosas al 500 porque "no le gustaba como miraba a su novia". Pero no lo encontró y en cambio, quien sí estaba esa noche a fines de agosto era el jubilado. El lugar y el momento equivocados.

Un vecino descubrió su cuerpo días después porque sentía un olor feo en el departamento. Benítez estaba tirado sobre un charco de su propia sangre y tenía 12 cortes de cuchillo, varias heridas defensivas en las manos y en los brazos y un tajo de por lo menos 5 centímetros de profundidad en la zona del tendón de Aquiles del pie derecho. Murió desangrado.

En su casa faltaban unos 900 mil pesos chilenos (24.792 pesos) de la pensión que el jubilado iba a cobrar a Santiago de Chile una vez al año, además de 9 mil pesos. Todo ese dinero, a partir de la declaración de la adolescente, lo encontró la policía escondido en la casa de los padres de los sospechosos, enterrado en el patio.

También encontraron en el lugar un altar de culto a San La Muerte, de quien era devoto el mayor de los dos hermanos. La principal hipótesis de los investigadores es que “San La Muerte le habría pedido sangre humana como ofrenda y él le dio la vida de este hombre, aunque en realidad habría querido matar a otro". Los dos detenidos tenían antecedentes penales por intento de homicidio. El mayor es considerado el autor del crimen mientras que todavía intentan determinar cuál fue el rol del hermano menor.