el sepelio se realizó en el cementerio municipal

Con dolor y en silencio, la familia despidió los restos de Valeria

EDICIÓN IMPRESA |

  • adiós. el numeroso cortejo fúnebre que acompañó el sepelio de la joven madre.

Una gran cantidad de personas acompañó ayer el sepelio de los restos de la joven Valeria Arréguez, de 26 años y madre de tres niños pequeños, que murió como consecuencia de las quemaduras que se produjo en una protesta desesperada por conseguir una vivienda del IPV.
Después del velatorio que se realizó en la casa de la familia de la joven, en el barrio La Tablada, el cortejo partió hacia el Cementerio, donde se ofició una misa en la capilla. El sitio se colmó de gente, muchos de ellos compañeros de trabajo del esposo de Valeria, Fabián Reinoso, quien trabaja en la empresa Aguas de Catamarca.
También había una gran cantidad de vecinos, familiares, amigos y conocidos de la familia, quienes quisieron acompañarlos en este dramático epílogo de lo que comenzó como una protesta frente a las autoridades del IPV para reclamar una vivienda digna. Atravesados por el dolor, la familia de la joven acompañó la despedida en silencio, con respeto incluso hacia quienes ellos interpretaron que alentaron expectativas en Valeria para quedarse ocupando la vivienda en el barrio.

Repercusiones en el país

Varios medios de alcance nacional y numerosos portales de noticias reprodujeron el trágico desenlace que tuvo la protesta por una vivienda digna que protagonizó la joven Arréguez.
El diario Muy, un producto que pertenece al diario Clarín, le dedicó una página a la tragedia, haciendo foco en el justo reclamo de la joven fallecida.
"Una mujer murió luego de prenderse fuego porque le negaron una casa", tituló por su parte el diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca, en tanto que el portal de noticias policiales "Online 911" remarcó la búsqueda de una vivienda de Arréguez, que había sido desalojada de la casa que alquilaba.