Información General

“Catamarca Verde”, un circuito para disfrutar

08.05.13| 23:59  Los turistas podrán apreciar las montañas , ríos y el borde de una selva subtropical.

  • Gruta de la Virgen del Valle

    paisajesdecatamarca.blogspot.com.ar

  • Túneles de la Merced

 Los valles que rodean San Fernando del Valle, en el este de la provincia, se conocen como la “Catamarca verde”. Los circuitos parten de la capital en distintas direcciones, recorriendo sierras, ríos, cañones húmedos y los bordes de la selva subtropical.
Integran este circuito:


Choya, la Gruta de la Virgen del Valle y Dique El Jumeal


La antigua localidad de Choya está a sólo 3 km del centro de Catamarca. Aquí hay que visitar la capilla del Señor de los Milagros (MHN), que conserva una talla del Cristo de la Paciencia. Cuatro kilómetros más adelante, siguiendo un desvío, se accede a la Gruta de la Virgen del Valle, donde se encontró la imagen en 1620. Hay que regresar a San Fernando y seguir 3 km hacia el sur para visitar el refrescante Dique El Jumeal, que ofrece deportes náuticos, un balcón mirador hacia la ciudad, una cascada y varios circuitos peatonales y para bicicletas.

 

El Rodeo y Las Juntas


Los chalecitos de El Rodeo, un pueblito veraniego enmarcado por las cumbres del Ambato, asoman entre las curvas de los cerros y los arroyos. Está situado a 37 km de la capital, por la RP 4, y promete aire fresco incluso en verano gracias a una altitud de 1.250 metros. Es el punto de partida ideal para una cabalgata por las tierras de la que fue una antigua estancia, para pescar truchas en los arroyos o hacer trekking entre los senderos de montaña, divisando el vuelo de los cóndores. Durante el verano se organizan festivales folklóricos. Avanzando 15 km siempre por la RP 4 se llega a Las Juntas, un pueblito sobre las laderas de la sierra El Manchao, matizadas de plantaciones de nogales y bordeadas de bosques de algarrobos y profundos pinares. El terreno irregular agrega belleza a las verdes y sombreadas márgenes del Río Las Juntas, donde con suerte se puede avistar la “taruca”, una variedad de ciervito andino en peligro de extinción.

 

La Chacarita, San Isidro, Villa Dolores, San Antonio


Este circuito de capillas lleva desde la capital hacia el sur por la RN 38. Se pasa primero, a tres kilómetros del centro, por la iglesia de San Roque de la Chacarita (1889), junto a una plaza arbolada, y luego por la iglesia de San Isidro Labrador (1890), característica por el revestimiento de azulejos celestes de las torres, la cúpula y la fachada. Muy cerca, pero por la RP 41, se accede a Villa Dolores, con su iglesia de Nuestra Señora de la Merced. El último punto es San Antonio, sobre la misma ruta, donde se levanta la iglesia de San Antonio de Padua (1802).

 

San José


Con rumbo norte, avanzando por la RN 41, a sólo 3 km de San Antonio se llega a San José, cuna de Fray Mamerto Esquiú. Muchos de sus monumentos están relacionados con la vida del religioso, pero además tiene valor histórico porque por aquí pasaba antiguamente la “callecita” decimonónica que unía los pueblos de esta parte del valle con Singuil, más al norte. La blanca iglesia de San José, construida con materiales de demolición de la iglesia matriz de Catamarca, conserva el púlpito de madera donde Esquiú pronunció un famoso sermón sobre la Constitución Nacional, en 1853. En las cercanías se encuentra la capilla Nuestra Señora del Rosario (1715).


Las Pirquitas y La Puerta.


Siempre en la RN 41, después de pasar por la localidad de La Tercena y la iglesia del Señor de los Milagros, aparece Villa Las Pirquitas, sobre el Dique del mismo nombre. El verde paisaje serrano invita a un alto refrescante, tal vez para probar el pique de las truchas y pejerreyes, o para animarse al remo y el esquí acuático. El embalse está rodeado por la RP 1, que lleva al pueblito de La Puerta, para otro alto sobre el Río del Valle.
La Merced y Túneles de la Merced. A 55 km de La Puerta, transitando por las RP 1, 18 y 9, y a otros tantos kilómetros de la capital provincial, se encuentra la localidad serrana de La Merced, sobre un valle donde se cultiva tabaco. Se accede por la vistosa cuesta de Las Higuerillas, al borde de un profundo camino de montaña. En La Merced se conservan unos 5 km de túneles ferroviarios que debían conectar el este de Catamarca con el sur de Tucumán, pero no llegaron a habilitarse, y donde hoy se organizan excursiones.

 

Cuesta del Portezuelo

 cuesta

Es una de las rutas más bellas y conocidas de la Argentina, punto de conexión del valle de Catamarca con los departamentos de Ancasti y El Alto. Parte desde el pie de la sierra de Ancasti, 18 km al este de San Fernando. La experiencia no es para los que sufren vértigo: la cuesta asciende continuamente siguiendo el trazado sinuoso de la RP 42, para cubrir en 17 km un desnivel de mil metros y llegar, en el Alto del Portezuelo, a los 1.680 metros. A lo largo del camino, deslumbra la vista sobre el valle de Catamarca y la paralela Cuesta de Ambato. Durante todo el camino acompaña una vegetación exuberante, ya que sobre el lado este de la sierra se frenan los vientos húmedos del Atlántico y prosperan las especies subtropicales y la selva en estratos.

 

Ancasti


Un último tramo de 50 km, también sinuosos, lleva después de la Cuesta del Portezuelo, por la RP 2, hasta Ancasti. Desde este pueblito se pueden visitar varios rincones serranos, el balneario de Anquicila y el dique Ipizca.
Un imperdible son las Mujeres de Seda y Tierra. Se trata de un grupo de hiladoras que exhiben su trabajo con la seda recogida durante el verano. Son pocas las artesanas que aún hacen este tipo de hilandería. Se las puede ver de lunes y viernes entre las 14 y las 17. No se cobra entrada.


Andalgalá y Capillitas


El circuito hacia el norte de la capital se puede continuar hasta Andalgalá, la segunda ciudad de la provincia, situada en un valle verde surcado por los ríos Belén y Santa María, con vista al imponente Nevado del Aconquija. De aquí parten visitas hacia una bodega boutique, plantaciones de olivares y fábricas de productos regionales. También es el punto de partida para visitar las Minas Capillitas, donde se extrae la emblemática rodocrosita.


Fuente: lugaresdeviaje.com