De Jorge Paolantonio

Los monólogos de “Rosas de sal” vuelven al formato de libro

miércoles, 02 de agosto de 2017 · 05:10:00 p.m.

L a india; la promesante y la Julia Brandán; la viuda del gobernador Cubas y la revolucionaria Eulalia Ares; la maestra jubilada. Todas juntas, son una sola: la mujer nacida y criada bajo los designios, las costumbres, los decires y los mandatos que, como yuyos soplados desde el Norte, permanecen abigarrados a la comarca mineral del Valle de Catamarca.

La interpretación de tantas caras distintas de la femeneidad vivida y expresada en este lugar del mundo, ha sido llevada al teatro por 27 años, desde aquel pedido que le hicieron al creador radicado en la metrópoli. Por eso aparece esta publicación en la que “con la remozada edición del texto primigenio queremos homenajear y revalorizar en su contexto a esta obra que nos ha venido representando ante el mundo”, según puede leerse en una de las solapas.

La obra adquirió relieve desde su nacimiento apuntalado en un trío inseparable: Paolantonio en su carácter de dramaturgo, el querido y recordado Manuel Chiesa en la dirección teatral. Y Blanca Gaete como intérprete de la obra, y motivadora del primer escrito.

“En 1990 Blanca me cuenta que se iba a Cuba por una beca (de teatro). Y me pide que escriba algo sobre la mujer catamarqueña. Era un verano muy caliente y yo estaba aquí, con mi máquina. Y le confesé ‘mirá Gordita voy a ver qué me sale, no es sentarse a soplar y hacer botellas’. Me salieron como seis o siete monólogos. Ya estaba cargado yo. Uno más cómico, otro más trá- gico. Con distintos lenguajes, uno más ‘tragedia griega’ como el de la mujer de José Cubas, otro más naturalista o casi expresionista como es el de Eulalia Ares de Vildoza, y una cosa muy trágica como el de Julia Brandán. Le doy los papeles a Blanca y me dice que nuestro amigo Manuel quiere hacer todo, que va a armar una puesta (en escena) para hacer todos los personajes. Siempre fuimos muy amigos con Manuel. Pero era compleja. Yo hice lo que me salió, te soy sincero. Manuel arma pensando en no respetar lo cronológico. Sube, baja y van dos cómicos en el medio. La india, la mujer de Cubas, la promesante que es la más larga, la maestra jubilada y la Julia Brandán. La síntesis es mía, pero involuntaria”, revela el autor sobre el nacimiento de la obra. Se trató entonces de un doble nacimiento: literario y teatral. O, si se prefiere, de un parto de ‘quintillizas’.

Sobre la difusión teatral permanente de ‘Rosas de sal’, cabe recordar que la obra fue repuesta varias veces en el exterior y en teatros de muchas ciudades del país, incluso por grupos locales, como en el caso de Misiones y Venado Tuerto.

Sin embargo, hay una persona que encarna las rosas como nadie. “Blanca (Gaete) sigue con la puesta original del ’91. Hubo varias puestas. Una que hizo Daniel Martínez con cinco actrices, que para un Enero Cultural (2008) vino con la gente de la Universidad Kennedy de Buenos Aires y fue bien renovadora e interesante. Pero Blanca Gaete tiene una vigencia de 27 años… es increíble… ahora, cada tanto hace un personaje por separado, no los cinco”, rememora el escritor radicado en Buenos Aires.

EL ARMADO

Por ese tiempo estaba muy fresco el crimen de María Soledad Morales, y el clima social y político con la gente sedienta de Justicia, se palpaba.

Manuel Chiesa pensó en iniciar con un rito pagano, la coplera, y cerrar con algo que tienda a lo católico. Es por eso que al acto de Julia Brandán le incluyeron un “tono lírico para no comprometer a la gente en otra historia ni contarle otro cuento. Ahí salió el colofón lírico”, explica Paolantonio más de un cuarto de siglo después.

Y armaron la obra con una -poco común- comunicación telefónica tripartita de frecuencia semanal entre el autor de las letras en Buenos Aires, el teatrero en La Rioja y la actriz en Catamarca. De esa manera afinaron aspectos centrales como el tenor expresivo y la sucesión de los actos.

Finalmente la obra se estrenó en Buenos Aires antes del viaje de Gaete a Cuba. Fue en la sala ‘Cátulo Castillo’, “un miércoles y un viernes de octubre del 90, con la ‘Gorda’ y el Manuel, con una puesta mínima y cero gastos de producción”, recuerda el autor. La sala tenía 207 butacas como la del Girardi. Invitaron a los amigos y llenaron media sala. “Nadie sabía quiénes éramos ni de dónde veníamos, nada. Se tomaron 24 horas para correr la voz todos los catamarque- ños y el viernes teníamos lleno y gente en los pasillos. Lamentablemente no nos dio para hacer otra función”, se lamenta.

SUTIL CENSURA

El éxito despertó las lógicas ganas de presentar “Rosas de sal” en Catamarca. Pero el entusiasmo fue teñido por el clima enrarecido que se palpaba. “Cuando la quisimos hacer acá, Saadi (el gobernador) puso el grito en el cielo. Hay una línea o dos en que la promesante dice: ‘Evita quería que andemos votando. Porque quería el sufragio. Pero para qué, digo yo, si siempre gana el que más paga’. Evita, paga, no paga, esa cosa de colofón y pidiendo Justicia, le debe haber dado por las pelotas (sic). No nos dieron la sala. No lo he dicho nunca a esto. Después nos autorizaron, pero fuera del ejido urbano. Entonces la estrenamos en el club Las Rejas, en una función a beneficio, cerrada. Toda una triquiñuela”, añora el consagrado escritor. Los monólogos de la obra de teatro que este grupo de amigos se ha encargado de popularizar desde “las tablas” vuelve a editarse, para felicidad de los lectores. Las rosas de sal. Flores catamarcanas nutridas con el mineral de esta tierra tan querida, que vuelan, con sus pétalos, hasta las páginas de un libro. Son la síntesis genial del género más sufrido y olvidado, diciendo sus verdades desde un espejo social enmarcado por las tablas del teatro. 

“AIRES CATAMARCANOS”

El 12 de julio pasado, Paolantonio presentó en dueto con el pianista (y economista retirado) Víctor Kater un cancionero en formato de audio-libro que contiene una serie imperdible de poesías llevadas al pentagrama, con temas profundamente catamarqueños. Se trata de una experiencia inédita entre dos comprovincianos que hace 40 años que no se veían. Aunque Kater es tucumano pero vivió hasta la adolescencia en Catamarca, y vive en Estados Unidos desde 1973. La experiencia inédita para los autores y poco común en general para los compositores locales, tiene que ver con que ensamblaron la exquisita poesía de Paolantonio –en el postergado anhelo de escuchar sus letras cantadas- con la creatividad musical de Kater a través de la tecnología a quince mil kilómetros de distancia. “Él me mandaba la música grabada en un video a través de un canal de Youtube y yo le puse la letra”, explica el escritor. El recuerdo de la “capital provinciana que siempre nombran” se amalgama en ritmos de tangos, milongas, canciones, valsecitos, zambas y hasta un carnavalito para El Jumeal. El resultado es este libro –publicado por Imaginante editorial- que va acompañado con un cd con ocho tracks: Tardes de la Alameda, Plaza de la estación, Pa’ usté doña Vicenta, Paso de los Tres Puentes, Gran Hotel San Martín, Niña Rosalía, Milonga de El Molino y el ritmo de cueca denominado Alegría catucha. Para la publicación de este libro los autores agradecen la inestimable colaboración de la legisladora Orieta Vera y a un sinfín de artistas que acompañan en las interpretaciones. Y anuncian que la recaudación completa de sus ventas será donada a la Escuela secundaria 20 de El Cajón, en la Puna santamariana.

PRESENTACIÓN

La velada cultural en la cual el autor recibirá al público de “Rosas de sal” será el próximo viernes 11 a las 20.30 horas en el Complejo Municipal “Urbano Girardi” sito frente al Paseo La Alameda. Como no podía ser de otra manera, la oportunidad será propicia para deleitarse con una nueva actuación de la actriz Blanca Gaete, que interpretará a personajes de esta notable síntesis de expresión de la mujer catamarqueña.

JORGE PAOLANTONIO

Nació en Catamarca en 1947. Poeta, narrador y autor teatral. Publicó 16 colecciones de poesía entre 1973 y el presente, casi todas traducidas a distintos idiomas, entre ellos el inglés, japonés, griego, francés e italiano. Editó seis novelas y cuatro volúmenes de teatro, con diecisiete de sus obras ya estrenadas. Recibió los premios Nacional-Regional de Poesía en Buenos Aires, y el Municipal de Poesía de Catamarca, el 1er. Premio de Novela Ciudad de Buenos Aires, el Internacional SoleLuna (Milán), el “Nacional Poeta Luis Franco”, el Nacional Esteban Echeverría, y el diploma “Domingo F. Sarmiento” que otorga el Senado Nacional. Desarrolló su carrera docente en universidades y profesorados de nuestro país. Fue crítico teatral para 'The Buenos Aires Herald'. Cursó estudios en la U. de Córdoba y posgrados en Stockwell College (Kent, Reino Unido) y la U. del Salvador. Es profesor universitario en lengua inglesa y literatura anglo parlante.

OBRA PUBLICADA POESIA:

Clave para abrir las Pajareras (1973), A Imagen y Semejanza (1978), Extraña Manera de Asomarse (1989), Estaba la Muerte Sentada (1991), Resplandor de los días inusados (1994), Lengua devorada (1994), Huaco (2001), Favor del Viento (antología breve, 2005), Peso Muerto/Dead Weight (2008), Obra Selecta (antología oficial, 2011), Del orden y la dicha (2012), Baus o la lenta agonía de las especies migratorias (2014), Curar la herida (antología mínima, Perú, 2015), En este duro oficio (antología Colombia-Argentina, 2015), Siete Palmeras/Seven Palm Trees (español-inglés, 2015), Cielo ganado (2016), Tigre/Tigre (español-francés, 2016), NARRATIVA: Año de Serpientes (1995), Ceniza de Orquídeas (2003), Algo en el Aire (2004), La Fiamma (Deldragón, 2008), Traje de Lirio (Imaginante, 2015), Los vientos de agosto (Hanan Harawi, Lima, 2016). Este mismo título y Algo en el aire fueron reeditadas en 2017. Traducidas: Ashes of Orchids (New York, 2009); La Fiamma, una vita da Opera (Milán, 2014). TEATRO: Rosas de Sal (dos ediciones 1993/94); Teatro I (Rosas de Sal, Reinas del Plata, Las Llanistas) (2003); Teatro II (Rosas de Sal, La Payana, El cartonero, La astróloga, Lopecito, Mujer de andén, Mueca del ángel, La enfermera Sara Chanampa) (2009); Un dios menor (La mama Jasi, Delirio Final de Alvar Núñez, La india, Genoveva Ortiz, Eulalia Ares Gobernadora, Un dios menor, Ilda Fuenzalida Cáceres: Promesante, El cartonero, La astróloga, Sara Chanampa, La Payana, La Julia Brandán, La que espera) (2013). 'El horrendo crimen de la India Ynéz de Huayamaba' se estrenó en 2015 (Casa de Catamarca, CABA) pero el texto permanece inédito.

Textos: Carlos Gallo

Fotos: Ariel Pacheco

Otras Noticias