25°
Actual
15° Min 28° Máx

Dom 30 de Abril 2017 | 19:30 hs

San Fernando del Valle de Catamarca
DEL DOLOR AL AMOR

La campaña que impulsó la misericordia

Tras un duelo y un proyecto, así nació la cruzada que logró equipar al Hospital de Niños con un tomógrafo y un equipo de hemofiltro para pacientes pediátricos de hemodiálisis.

Catamarca por los Niños ‘Camino al Hospital de Niños’ fue mucho más que una campaña solidaria. Fue una invitación al compromiso social como realizadores de un cambio y un llamado a la sensibilización.

No se trató solo de la necesidad de un equipo sino del valor de la vida del prójimo. Aunque el tomógrafo fue un equipo de gran necesidad, el trasfondo fue mayor.
 
Vicky Ovejero y Mario Romero son los padres de Marco, el niño que falleció el año pasado y que durante su internación en el Hospital de Niños Eva Perón necesitó de este equipamiento. En su homenaje la sala donde está funciona el tomógrafo lleva su nombre. Belén Machado también es madre y tuvo a su hijo internado, en el mismo nosocomio y casi durante el mismo tiempo; a la vez es docente del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe e integra el equipo de Religión de esta institución, junto con Ana Solohaga y Luis Carrizo.
 
Tras la experiencia y una pérdida, surgió la idea de impulsar esta Campaña que trascendió los límites de la provincia y tuvo el reconocimiento de distintos órganos, como el Concejo Deliberante y la Legislatura.
 
En una charla con Revista Express, contaron que fueron 10 meses de la campaña Catamarca por los Niños. "Una amiga me contó que por otra persona se enteró también que no había tomógrafo en el Hospital de Niños. Me propusieron dar mi testimonio para ayudar. Me contacté
con Belén.
 
Cuando Marco estaba internado, mi marido había pedido personalmente a la gobernadora un tomógrafo porque su hija que compañera de escuela de mi hijo. Así comenzó todo, con el testimonio de familia”, recordó Vicky.
 
Según contó, fue su manera personal de hacer el duelo. Cada vez que la campaña avanzaba un poco, era una caricia al alma pero cuando cerraban puertas o les decían "si a mi hijo les pasa algo, me lo llevo de Catamarca” era como si la herida se quisiera abrir de vuelta, destacó.
 
Uno se da cuenta de las cosas cuando suceden. Si a nosotros no nos sucedía esto, quizá no íbamos a saber que no había tomógrafo. Hay que buscar al mejor chofer, que la ambulancia
no tenga ningún defecto, que el chofer sepa conducir y esquivar los pozos. Cuando las cosas te pasan, recién se miran las cosas desde otro lugar.
 
El valor es de los médicos. Quien se recibe es un profesional pero no todos ponen vocación y sentimiento. En la Terapia es impresionante”, contó Mario.
 
Por su parte, Belén indicó que el área Salud es mucho más sensible que otros ámbitos pero siempre se va detrás de los problemas. "Hasta que no vemos un problema grave, no nos damos cuenta. En febrero, cuando en el Colegio hablamos del Año de la Misericordia, pensamos en campañas solidarias. Nos decidimos por el tomógrafo. Estuvimos muy cerca y vimos que en toda la Provincia, ni el parte pública ni en la parte privada había un equipo para diálisis pediátrica.
 
Compramos el hemofiltro. Son tantas las necesidades”, resaltó. En este sentido, señalaron que
algunas personas del interior no pueden pensar de llevar a su hijo a otro lado, si apenas consiguen que una ambulancia pública los traiga a la Capital. A veces, hay situaciones
en las que quizá está el dinero pero es de tal gravedad que no se puede hacer el traslado, advirtieron. "Deberíamos pensar más en el valor de la vida que en los costos económicos
y cómo hacer para proteger la vida de todas las personas y no que sea un privilegio. Hay que plantearse que está en juego la vida de una persona. Es grande el núcleo que se afecta cuando la vida se ve afectada.
 
Estamos acostumbrados a pensar en números y aparatos y no ver que es la vida que está en juego”, consideraron.
 
En el marco de esta campaña, debieron escuchar comentarios poco felices, en tono de conflicto. Para algunos, comentaron, se vivió como ‘el tomógrafo’ y no se lo vivió de otra manera. "Pido a Dios que ese tomógrafo esté quieto, que ningún niño tenga que usar ese tomógrafo. Hasta
se pensó que era político. El mensaje se Vicky a la gobernadora fue claro: gracias por habernos escuchado. Si bien la compra estaba en proyecto, el acelerador fue la campaña. Se lo vivió como un Boca-River y no se entendió el sentido”, observó Ana.
 
Con este panorama, indicaron que si bien ahora hay un tomógrafo, todavía faltan muchas cosas. Así de frágil está la salud y los médicos y enfermeros siguen haciendo malabarismo.
 
"No tomamos conciencia o fallamos en algo. Duele el alma. Costó y sigue costando el protagonismo social. Los medios de comunicación, sectores de cultura, de educación y de la iglesia nos preguntaban porqué lo hacíamos y eso lo tiene que hacer el Estado y no entender que hay que involucrarse.

Ser protagonista y hacerse cargo; dejar la queja y pasar a la acción. Decir ‘lo que le pasa me puede pasar a mí, aunque no tuviese una situación similar’. Eso es la misericordia, pasar
por el corazón lo que le pasa al otro”, expresaron.
 
RECAUDACIÓN Y GASTOS
 
En total, la campaña recaudó $623.176.11, Por cuestiones bancarias y de sellado, se restaron $4.192,04 y $7.907,12.
 
Se compró:

-El analizador y dos cajas de cartuchos a $205.453,97;
-El equipo de hemofiltro más las tres bandejas de recambio a $394.567,40.
-Un stmart TV más el soporte a $5.730,15;
-Un colchón inflable con motor más termómetro para temperatura digital a $3.270;
-Un oxímetro de pulso más membranas adhesivas con antibióticos $1.300;
-Elementos de enfermería $755,45.
 
"Se donó mucho más porque hubo una farmacia donde hicimos una compra donde teníamos una urna. Con ese dinero recaudado compramos en esa farmacia. El dueño nos dijo ‘me da vergüenza que me estés pagando’. Eran $900 en medicación, leche y otros insumos”, recordaron.

Copyright © 2016 | ElAncasti.com.ar - San Fernando del Valle de Catamarca