Gago se rompió el ligamento cruzado y el interno de su rodilla derecha

"Me rompí los cruzados", afirmó en la cancha el mediocampista de Boca.

DEPORTES | 


Fernando Gago se rompió el ligamento cruzado anterior y el ligamento interno de su rodilla derecha, en el empate sin goles de la selección argentina con Perú por la anteúltima fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.

La lesión que sufrió el volante de Boca lo mantendría varios meses alejado de las canchas.
Apenas siete minutos después de ingresar, en reemplazo de Ever Banega, Gago giró y se lesionó la rodilla derecha sin tener contacto con algún rival. Quiso pararse por sí mismo pero el dolor lo obligó a llamar a los médicos. Lo atendieron y quiso volver, pero tampoco pudo. "Me rompí el cruzado", les dijo a los médicos. Luego se anunciaría oficialmente la rotura del ligamento cruzado anterior y el ligamento interno de su rodilla derecha.

Gago suma así su décima lesión importante desde 2013 hasta la actualidad, desde que volvió a Boca, entre ellas una distensión fibrilar en la pierna derecha, una distensión de ligamentos en la rodilla izquierda, dos desgarros en el recto anterior de la pierna derecha, un desgarro en el bíceps femoral derecho, un esguince de rodilla izquierda que afectó el ligamento interno.

Posteriormente, lo dejaron afuera de varios partidos una distensión en el musculo pectíneo de la cadera, una distensión en el aductor derecho y dos rupturas del tendón de Aquiles izquierdo.
La más grave fue la del 24 de abril del año pasado, cuando se rompió en tendón de Aquiles de la pierna izquierda frente a River.

De todas maneras, antes de su regreso al xeneize las lesiones tampoco lo dejaron tranquilo, en una racha negativa que pareció arrancar cuando estaba en el Real Madrid de España.
Una serie de desgarros y, sobre todo, un esguince severo del ligamento lateral de la rodilla izquierda provocaron que el mediocampista perdiera la titularidad en el Merengue de José Mourinho.

En la Roma de Italia pareció recuperar su talento junto a Francesco Totti, a pesar de una gran torcedura que debió soportar su rodilla derecha, pocos meses después de fichar con el club italiano.
Ya en el Valencia de España reaparecieron los fantasmas y varios partidos los tuvo que mirar desde afuera por las reiteradas lesiones.

En el verano de 2013 volvió a la Argentina para jugar en Vélez, pero el físico le siguió jugando en contra y solo estuvo en 9 de los 29 encuentros que disputó El Fortín, entre torneo local y Copa Libertadores de América.
 

Más Noticias